domingo, 28 de junio de 2009

Preguntas de turistas


Hace muchos años en París, estuve a punto de morirme de hambre y, gracias a eso, me di cuenta de que nunca podría actuar en Broadway. Fue muy duro, rodar escaleras abajo, cuando ya me había comprado el tutú de plumas de avestruz y llevaba 11 años ensayando delante de un espejo.

¿Y ahora qué hago? pensé. Hablo idiomas. Algo encontraré. Y así fue, unos meses después estaba trabajando en una agencia de viajes. No tenía ni la más remota idea de que existía el trabajo de Guía y aún menos el de transferista, ¿ trans qué ? Sí, ir a buscar a la gente al aeropuerto para llevarla al hotel.



La foto es una urna funeraria etrusca, de la exposición del Museo Arqueloógico en 2008. Me impresionó porque podría haber sido azteca o africana. Es el tipo de objeto que hecha por tierra las catalogaciones tradicionales.


Yo había vivido en una burbuja, rodeada de actores y artistas. De golpe me encontraba con gente que preguntaba cosas curiosas:

- señorita, ¿el Hotel está bien situado?
- si, muy bien, está justo al lado del Louvre.
- ¿Y qué se puede ver ahí?
- La Mona Lisa.
- Buf! No, a mi no me gustan nada los zoológicos.
- Y oiga, ¿se ve la playa desde el Hotel?
- ¿¿¿???? Pueeeeeees, está a unos ........250 km.

Está claro que no sabían donde estaban. Estos eran como aquellos turistas que decían : si hoy es martes, esto debe de ser Bélgica. Es que ya en el término turista está la idea de gente que da vueltas..........y claro, no sabe dónde está.

Varias veces escuché:

- señorita, nos enseñará la Venus del Nilo ¿verdad?

O bien:

- Pues nos ha enseñado la Mona Lisa, pero no hemos visto la Gioconda!


Delante de la Coronación de Napoleón por David, que es cuadro INMENSO, me preguntó un señor con mucho interés:

- ¿Y usted sabe cuánto pesa este cuadro?
- ¿ Con o sin corona?
Es que me lo puso a huevo.


Por la noche había una excursión doble que consistía en un paseo por el Sena en esos barcos llamados Bateaux Mouches y después, el espectáculo de la revista del Moulin Rouge. Y no fallaba:
- Señorita, esta noche nos vamos a poner muy guapas, sabe, porque vamos a ir al ¡Baton Rouge!

Una compañera guía era francesa y todavía no manejaba bien el castellano, los acentos... Y claro, a veces se creaban situaciones muy divertidas:

- .... Y a la la derecha de Cristo podemos ver al apóstol que lleva las llaves del paraíso, San Pedorro....

- ....y aquella señora le pidió a su marido que le prestara su pene.
- ¿¿¿???
Ante las miradas atónitas:
- Si, su pene para peinarse. ¿no?

Pero la que más me impresionó fue, después de estar tres horas en Versailles hablando del reinado de Louis XIV, se acerca una señora encantadora:
- oiga, señorita, pero todo esto que nos ha estado contando ¿fue antes o después de Cristo?





La foto, nada que ver, es una pieza de Marina Abramovic vista en Arco 2008. El ascenso social es tal cual. Es una artista genial.

3 comentarios:

  1. Como dicen que no hay mal que por bien no venga, si hubieras seguido con el tutú, ahora no bailarías la danza de los 7 velos y no tendríamos el gusto de asistir a tus master classes.

    La urna funeraria es una pasada, pero no la recuerdo de aquella exposición. Y la pieza de Abramovic, aunque la han expuesto en Arco 2008, no nos dices si es de antes o después de Cristo. Quizá fue a esa escalera a la que se subieron para quitarle los clavos, ¿o no?

    Quesitos, seño. Tú sí que eres genial...

    ResponderEliminar
  2. Y a proposito de turistas, oí una vez en la puerta del cason del buen retiro a una pareja que preguntaba a un vendedor de láminas en la calle si no tenían una lamina del Guernica en colores. Me ha dado vueltas en la cabeza desde entonces y la relaciono con una pregunta - ¿Para que se molesta este tipo de gente en viajar?. y otra mas - ¿para que se viaja? y otra - ¿que es mejor o mas satisfactorio, viajar o recordar el viaje?. Y ya puestos en preguntarnos hasta como nos llamamos... - que es mejor, vivir o recordar la vida?
    Que burrada, no?
    Te adoro pequeña.

    ResponderEliminar
  3. ¿Viajar o recordar el viaje? Eso se llama en Sociología "el viaje virtual" (aunque con sus connotaciones mediáticas) y ha sido pregunta de examen. Y claro, lo bordé. Ya te diré la nota... Pero llevas mucha razón en lo que dices. Yo disfruto 3 fases: la preparatoria, la real y la de los recuerdos. Y como dice Pilar, la de la sustancia: lo que te queda pasado 1 año.
    ¿Un Guernica de colores? Es una aberración, por supuesto, pero ¿por qué no dejar a la gente imaginar su propio cuadro? ¿Ignorantes? Hay tantos... Somos tantos... (aunque yo no puedo pensar en el Guernica en color, eso también te lo digo). Un beso a los dos, artistas.

    ResponderEliminar