miércoles, 31 de julio de 2013

El SISTEMA AUTORITARIO de la PUBLICIDAD


El otro modelo de mujer, el que tiene un culo 10.


No existen valores éticos en la publicidad. Como demuestran los estudios de los anuncios publicitarios, los mensajes apelan a los impulsos menos elevados del ser humano, donde figuran los conocidos como pecados capitales: ego o soberbia, incitación erótica y perversión o lujuria, gula, pereza, envidia, además de inseguridad, hedonismo, narcisismo, apego a la aprobación, miedo, insatisfacción, rivalidad, competitividad, frivolidad, clasismo y, recientemente, pedofilia. El sadismo es también parasitario. Rozar el límite de la obscenidad es un truco muy antiguo de la publicidad y es una garantía de éxito (MARMORI,  Giancarlo, Iconografía femenina y publicidad, GG, Barcelona, 1977, p.6.) Algunas campañas publicitarias rebasan intencionadamente el límite y son prohibidas por atentar contra la moral social pero, como el escándalo que provocan era lo que se buscaba, son campañas exitosas aunque se interrumpan. 

La niña, rubia como su madre, con la boca entreabierta ya se ofrece al deseo del espectador


Por si no fuera suficiente,  las empresas publicitarias recurren a psicólogos, expertos en mensajes subliminales y mecanismos inconscientes, para que les asesoren y ayuden a crear imágenes relacionadas con el sexo, la violencia y la muerte, para poder así manipular el inconsciente del posible comprador y lograr dirigir sus acciones en la dirección deseada.

    Edward Bernays, el padre de la manipulación mental

La publicidad no es una mera herramienta de marketing, sino que ocupa un lugar clave en nuestra sociedad de consumo, mucho más importante de lo que nos podemos imaginar, pues configura ideologías, dicta comportamientos, instituye creencias, en otras palabras se comporta como una auténtica religión, con sus héroes, mitos, ideales, amenazas de castigo si desobedeces y promesas de felicidad y paraíso si haces lo que te dice. La publicidad se ha convertido en estos últimos 50 años en un poderoso sistema autoritario que utiliza métodos refinadísimos de manipulación mental, fundamentados en estudios del inconsciente que tienen su origen en Sigmund Freud, y que fueron utilizados y desarrollados por su sobrino Edward Bernays[1], el creador de lo que se denomina “relaciones públicas” pero que es, en realidad, el arte de convencer a las masas para que hagan lo que el fabricante del producto desea. Sus dos obras fundamentales fueron Propaganda  y Cristalizando la opinión pública, ambas publicadas en 1928, que fueron utilizadas y puestas en práctica tanto en EEUU como por Goebbels en la Alemania nazi. Hasta nuestros días sus ideas siguen vigentes.
“We are governed, our minds are molded, our tastes formed, our ideas suggested, largely by men we have never heard of”.
                                                        Bernays, Propaganda, 1928



La publicidad parte de un supuesto imperativo: debes seguir la moda, si no nadie te va a querer, no vas a tener éxito, no vas a seducir, no tendrás los dientes blancos, no vas a ser feliz, no tendrás un hogar feliz. La publicidad es un sistema autoritario que funciona como una religión, afirma dogmas que jamás  demuestra y logra convencer por repetición, pues una mentira repetida cien veces se convierte en verdad.

 La publicidad ya no informa, impone una relación de equivalencia[1] con una afirmación que jamás demuestra: haz esto que conseguirás esto otro. De esta manera, por la repetición autoritaria de un dogma, acaba construyendo un “léxico absoluto”[2], es decir que la asociación de dos conceptos se hace directa e inmediatamente: coche de gama alta = sube estatus social; labios untados con una gruesa capa de pasta roja brillante = atracción erótica; bacterias = peligro; reloj muy caro = respetabilidad; cómodo y fácil = bueno. Todas estas asociaciones son absurdas o falsas pues besar unos labios embarrados es muy poco apetecible, la respetabilidad de alguien no depende de un reloj, las bacterias están en todas partes y no son un peligro -por el contrario nos ayudan a digerir lo que comemos-,  y las cosas que son fáciles y cómodas rara vez son buenas.

La publicidad diagnostica descontento e insatisfacción en la carencia del producto y promete el paraíso asegurando la salvación si se lo adquiere. Al prometer sistemáticamente el paraíso y la felicidad, se construye sobre  el engaño y la mentira.

La publicidad manipula el inconsciente de forma autoritaria. Es, en realidad, un sistema de poder invisible que se ejerce sobre el ciudadano: diseña modelos estéticos, impone comportamientos, implanta valores morales, creando y reforzando una sociedad gregaria, miedosa, egocéntrica, frívola, materialista, irresponsable,  supersticiosa y clasista.

Para terminar, la publicidad juega con el tema más grave de la conciencia humana ¿Quién soy yo?, y en lugar de ayudar,  engaña pues un espectador confundido y descentrado es más fácil de convencer y manipular.

¿Cuál es el motivo de esta situación? Por un lado los publicistas ceden genuflexos a las exigencias de sus clientes y utilizan todos los medios a su disposición, porque el fin justifica los medios,  y por otro lado el estado, si bien controla muchos comportamientos de los ciudadanos como el pago de impuestos o las infracciones a las regulaciones de trafico por ejemplo,  no ejerce ningún control sobre los contenidos y manipulaciones subliminales de los mensajes publicitarios.
Es nuestra responsabilidad hacerlo consciente y no ceder sistemáticamente a los intereses económicos y, también,  ayudar a los que nos rodean  a serlo también.




[1] Barthes, Roland, El sistema de la moda, Paidós, 2003,  p. 380
[2]ibid.

lunes, 29 de julio de 2013

¿DESTRUCCIÓN de la HUMANIDAD o DESPERTAR de la CONCIENCIA?


"Lobezno Inmortal" la última creación de Hollywood. Estereotipo del héroe contemporáneo: en un mundo urbanita duro, inhumano y en total decadencia, el ser humano no puede más, está furioso, se rebela y para ello saca su lado más animal, más primario y brutal, más agresivo, menos HUMANO. Desde los años 80, Hollywood colabora a la destrucción de nuestra sagrada humanidad y diseñando nuestra visión del mundo: la única vía de salvación es la violencia. 
Prólogo a mi próximo libro: El Mito de Nuremberg.

Como en la Naturaleza, en el mundo de las acciones y expresiones humanas todo está unido, porque todo interfiere en todo.  Y la estética que nos rodea no es sino la parte visible de un momento de la historia de la Humanidad que corresponde a la decadencia de un ciclo económico y social, un cataclismo global que está llevando sin pausa el planeta a su destrucción y al ser humano a las cloacas de la infrahumanidad.  
En esta investigación veremos cómo la biología oficial,el neodarwinismo,  es la que conviene al  modelo económico anunciado por Adam Smith, el capitalismo ultraliberal imperante en el mundo globalizado. Como describiré en el primer capítulo,  el neodarwinismo contemporáneo no es una verdadera ciencia, sino una teoría falsamente científica que se impone como una teología, legitima la ideología del poder económico y político,  y apoya el desarrollo tecnológico de la biogenética  para los intereses de dicho poder.

Hace 2500 años, Platón en La República  alertaba de la necesidad de que los magistrados controlaran al rebaño sin que éste tuviera conocimiento de ello. ¿Conspiraba Platón? No. Simplemente describía una realidad que lleva miles de años aconteciendo: la Humanidad perezosa, irresponsable, consintiente y miedosa es tratada por sus élites como ganado. Y los “magistrados” [1] griegos se llamarán después patricios romanos, luego señores feudales, más adelante emperadores, reyes o nobleza, en términos marxistas oligarquía político-financiera y ahora tecnócratas, los mercados, OTAN, FMI o Banco Central Europeo. Pero todo esto es lo mismo: es el Poder.

La Teoría de la Conspiración  está muy de moda. Sin embargo, en mi opinión no existe conspiración alguna, pues  el poder nunca conspira, el poder se ejerce. Es lo propio del poder. Los conspiradores precisamente son los que no tienen el poder. Si podemos considerar la existencia de una conspiración, ésta se situaría en los albores de la Revolución Francesa, cuando las viejas élites aristocráticas fueron reemplazadas a sangre y fuego, tras diez años de guerra civil, por otras nuevas provenientes de la banca internacional y la industria incipiente[2].
Se conspira siempre en secreto y contra el poder. Si estuviera yo alertando de una posible conspiración, significaría que un grupo minoritario está intentando tomar el poder. Y evidentemente, esto no es así. El poder, del que  me dispongo a describir algunos de sus mecanismos, ya está plenamente instalado y hace tiempoque ya no necesita conspirar. En cuanto a actuar en el secretismo, es lo propio del poder, como muy bien decía ya Platón.

Si bien es cierto que buena parte de lo que aquí presento se ha ocultado, a la vista de todos está que un grupo minoritario tiene un poder extraordinario y desde hace mucho tiempo. Otra cosa es que se haya ocultado, no fuéramos conscientes de ello, o que no lo queramos ver. Este llamado Nuevo Orden Mundial es muy viejo, y hablar de Teoría de la Conspiración para describir el momento histórico  presente no tiene sentido.
El poder siempre ha tenido nombres y apellidos, sobre todo apellidos pues, como se ejerce en largos períodos de tiempo,  las estructuras dinásticas, los linajes, las familias, los clanes o las castas son indispensables a su existencia y mantenimiento. Sin embargo, para mayor agilidad de lectura, me referiré a él con el término general de las élites o Elite Internacional, pues, como veremos, no se trata de una élite específica, de una familia ni de un país. Las élites siempre han existido.

Si el cuerpo humano se mueve por su energía, nuestra sociedad como cuerpo social es igualmente dependiente de la energía. Por tanto,  el mundo  se controla a través del control de la energía, siendo el dinero, además del petróleo, el vehículo principal y motor de la energía de la sociedad globalizada.  Así, el control del dinero y del petróleo dará poder, y el control absoluto de la energía dará un poder absoluto.  En consecuencia, el poder está en manos de los que controlan los sistemas financieros, todos ellos vinculados a las petroleras: Rothschild, JP Morgan, Warburg, Rockefeller, Goldman Sachs, Kuhn & Loeb, Harriman, Ford, Vanderbilt, Carnegie, Shacht, Bush, entre otros, son algunos de los poderosos linajes que llevan el control en la actualidad, y ese control se hace posible a través de los organismos por ellos creados como la ReservaFederal, el FMI, el Banco Mundial, el Banco Central Europeo, el FBI, la CIA, la ONU, la OTAN, el CFR (Council of Foreign Relations), el Club Bilderberg, el Club de Roma, la Trilateral;  pero hay muchos otros organismos menos visibles como el Instituto Tavistock, el General Education Board, el Teachers’ College, el Johns’ Hopkins Hospital o el mismo Hollywood, todos ellos colaboran y hacen posible que esta élite ejerza su control, esta vez a través de la educación, la salud, la alimentación  y la industria del ocio.

En estos últimos dos siglos los trabajadores han luchado para tener más tiempo libre, pero luego no saben qué hacer con él y lo dedican a la adquisición de cultura basura, la cultura del espectáculo.  Esto no es sólo una opinión descrita por Guy Debord en 1967[3] sino ya una evidencia. La industria del espectáculo  es la proveedora de imágenes, vacías y falsas que entretienen el vacío  de sus consumidores pasivos, consintientes y entregados a su propia enajenación, sin oponer resistencia alguna a su paulatina autodestrucción, en ausencia completa de sentido crítico alguno.  Movidos por su pereza y su comodidad, los seres humanos se ponen ellos mismos los grilletes de su esclavitud.

Esta investigación corresponde a una toma de conciencia de la gran mentira en la que estamos viviendo; cada día miles de personas se están dando cuenta, simultáneamente en muchos ámbitos del conocimiento y en muchas partes del mundo, no sólo porque está globalizado sino también porque estamos interconectados de manera invisible y sutil.
Sin embargo, observo un gran  pesimismo y hastío en la sociedad y creo que no está justificado. Creo, por el contrario,  que deberíamos estar celebrando  todo lo que hemos comprendido. Lo que muchos estamos escribiendo en esta última década no lo pensábamos cuando teníamos veinte años. ¿Acaso estábamos equivocados?  No, simplemente no tocaba, no estábamos preparados. Esa es la maravilla: cada día,  cientos o miles de jóvenes, y menos jóvenes, están descubriendo la realidad y  tienen ahora toda la vida para desarrollar una participación en la Tierra desde otro paradigma  y construir un mundo más humano y  respetuoso.

Otro mundo es posible. Y está aconteciendo.  La situación de esclavitud, sumisión de la Humanidad y destrucción de la Naturaleza no data de las mareas negras ni de la energía nuclear, ni siquiera  de la revolución industrial, es muy antigua: Felipe II destruyó un magnifico bosque para construir sus naves, desparecidas en unas horas de tormenta, provocando lo que llamamos hoy el Desierto de los Monegros. Ni a él ni a nadie, en más de 400 años, se le ocurrió que se podía volver a plantar aquel magnífico bosque. Y nuestros padres, aunque no  padecían los  transgénicos, vivieron dos guerras mundiales y no supieron qué había detrás, quién las provocó, quién las financió y quién realmente  las ganó. Quiero decir con esto que en el pasado no había manipulación genética, pesticidas ni SIDA pero hubo otros procesos igualmente controladores, destructores y degradantes para el ser humano.

La Historia que nos han contado, la Historia implantada en nuestras mentes  por  los manuales de la historiografía oficial, es la historia de la guerra, la historia de la destrucción de la  Humanidad por las elites. Gracias a un excelente sistema de adoctrinamiento, la juventud sale al mundo con un pensamiento único: el hombre es un mono evolucionado inteligente que compite con su prójimo porque sólo sobrevive el más apto; la guerra es inevitable pues el hombre siempre lo ha conseguido todo gracias a ella; es en las sociedades capitalistas donde existe la verdadera democracia y la libertad, en los otros sistemas políticos sólo hay pobreza, censura y represión; lo mejor que puede hacer una mujer moderna es trabajar como un hombre y usar anticonceptivos; las religiones son un atraso; las tradiciones también; todo lo que no se puede medir y comprender racionalmente es superstición, magia y tontería; las medicinas tradicionales son supersticiones y no funcionan tan bien como las químicas porque no tienen fundamento científico comprobado en laboratorio; la Naturaleza es imperfecta, está llena de peligrosos virus y bacterias  y huele mal,  y menos mal que la ciencia y la química pueden mejorar tanta imperfección; la raza blanca es más inteligente que las demás y ha alcanzado logros que las otras razas, inferiores por primitivas y atrasadas, no han conseguido; el colmo de la cultura, la sabiduría y la educación se encuentra en las ciudades, el campo es atrasado, inculto, primitivo y aburrido. Esta es, en pocas palabras, la Historia de la Humanidad escrita en los manuales escolares y atornillada por generaciones de pedagogos sumisos que premian la repetición y castigan el espíritu crítico. Pero algo está cambiando, porque  ya no nos creemos que sea la única Historia posible. Algo dentro de nuestro ser nos dice que todo eso no es del todo cierto.

Yo también creo que el proceso histórico de la Humanidades el de la destrucción, sin prisa pero sin pausa, de su ser sagrado y de la destrucción de su vínculo con la Madre Tierra, proceso que se ha acelerado desde la II Guerra Mundial. Pero también creo que  antes estábamos en una ignorancia mayor, pues, por ejemplo, creíamos  a pies juntillas que Darwin era un geólogo y naturalista, y un gran científico que había descubierto LA VERDAD; o que vivíamos en una democracia porque cada cuatro años metemos un papelito en una urna. Algo está pasando que nos estamos dando cuenta de que vivíamos en una ilusión: nos está llegando la luz.                 

Muchos se sienten abrumados por el panorama desolador de la realidad. Pero es soberbia e ingenuidad pensar que porque nos hemos dado cuenta, esto YA tiene que cambiar. Estas cosas son lentas pues se trata de un proceso que lleva desarrollándose varios miles de años, y el despertar debe ser experimentado por  cada uno en su propio ser. El proceso de destrucción del planeta y del hombre  es nuestro camino, triste o dramático, pero éste es. Si hubiera otro, ¿podríamos señalar  en la historia cuándo nos equivocamos y tomamos el camino malo? ¿En qué momento empezamos a hacerlo mal? No, no hay equivocación, sino errores que son necesarios para aprender, y en ello estamos, aprendiendo de nuestros errores. La Humanidad está aprendiendo que éste NO es el camino, que así no podemos seguir.
Pensar que hay unos malos muy malos que mandan y destruyen mientras la mayoría es buena y sufre, es el cuento victimista de siempre. No hay víctimas ni verdugos sino un proceso hecho de acciones y consecuencias. Esto ha sido posible porque la Humanidad es crédula, miedosa, cómoda y perezosa, y consiente porque prefiere que otros asuman la responsabilidad. Y esa pereza nos hace  poner un papelito en una urna cada cuatro años para después, con la conciencia de haber participado en la democracia,  cerrar muy fuerte los ojos con la ilusión de que esos otros que toman las decisiones y se ocupan de TODO, hasta de la educación de nuestros hijos, lo hagan TODO BIEN. Ya es hora de despertar y dejar de esperar que venga un líder que nos organice. Es hora de participar activamente en la gestión de la res publica y tomar responsabilidades.

La humanidad está donde está porque éste es su camino
Y estamos viviendo el principio del despertar. Ahora hay que apagar la televisión, desperezarse, lavarse la cara y empezar  a trabajar. Ya sólo que yo haya podido escribir esto y que tú, lector, lo estés leyendo, ya es un motivo para la alegría. Celebremos, pues, con gozo este camino hacia la transformación.




[1] (…) estas medidas deben ser conocidas sólo de los magistrados, porque de otra manera sería exponer al rebaño a muchas discordias. (…)Platón, la República o el Estado, Espasa Calpe, 1982, p. 159,
[2]  La renovación de la elite en el baño de sangre de la Revolución ha sido sido descrita, aunque un tanto sintéticamente en varios autores como Ibn Asad (La danza final de kali, 2011)  y en varias obras de Anthony C. Sutton (ver bibliografía) pero todavía no he encontrado un estudio monográfico sobre el tema, aunque pueda que ya exista.
[3] Nuestra sociedad del espectáculo fue descrita en 1967 por el gurú del mayo del 68,  Guy DEBORD en su célebre ensayo La sociedad del espectáculo, Pre-Textos, Valencia, 1999.

sábado, 13 de julio de 2013

INDISPENSABLE INFORMACIÓN de Vórtice Radio para entender el presente de España y el mundo

El Vórtice Radio de Mitoa Edjang está realizando un trabajo encomiable que, hasta donde yo sé, no ha sido realizado por ninguna radio española: divulgar gratuitamente la información fundamental para entender lo que está pasando y esto a través de personas muy serias, muy bien informadas y  todas movidas por un mismo propósito, el bien común y el amor a la verdad.

tegall decadas sin problemas
La ley Glass Steagall de 1933,  firmada por el Presidente Roosevelt, permitió separar el dinero de la banca comercial del dinero de la especulación pura y dura, y garantizó así la "salud" de la economía americana y poner fin al Crack del 29.
Su abolición fue solicitada por la banca estadounidense a partir de 1986 y su derogación llegó finalmente con Clinton en 1999: esto significó el pistoletazo de salida para la primera parte de la crisis: inyección de dinero y créditos a mansalva que lanzaron la especulación y prepararon la crisis actual, pero esta vez es mucho más grave, pues es a nivel global.
En este primer programa, Dennis Small (del movimiento Larouche) y Mitoa nos van revelando de manera didáctica y profunda el funcionamiento de las crisis diseñadas: convertir las cuentas corrientes de los ahorradores en inversiones financieras de alto riesgo de manera a robarles su dinero y descalabrar el sistema financiero.  Ocurrió en el 29 y es lo que está ocurriendo ahora pero a escala mundial. Los mismos actores y el mismo guión: JP Morgan, Wall Street y la City de Londres. ¡No te lo pierdas! para escuchar varias veces.
Gutierrez Mellado tuvo un papel fundamental den todo el 23.F, la comlejidad de su responsabilidad la explica muy bien Diego Camacho en el programa de radio.

En este otro programa, son Antonio García Trevijano y el coronel Diego Camacho los que describen en una alegre y apasionante charla cómo se gestó, o mejor dicho, diseñó esta falsa democracia en los despachos del poder con Kissinger, Willy Brandt y Helmut Schimdt. Esta falsa democracia que por su hedor, debe ser ya cadáver.

Ser serio no significa ser aburrido.

En este doc. desclasificado podréis constatar cómo Kissinger reunido con Willy Brandt y el embajador de Alemania en EEUU en el despacho del presidente Ford en 1975 hablan de Portugal, España y Egipto y queda claro que, primero, EEUU y Alemania comparten los mismos intereses (Kissinger es judío alemán) y, segundo, que controlan de muy cerca todo lo que en estos países acontece y vigilan que lo que ahí ocurre no contradiga sus intereses.


lunes, 8 de julio de 2013

La realidad del 23-F por el Coronel Diego Camacho

Impecable explicación del principio del fin de la democracia española por un español íntegro y valiente.


viernes, 5 de julio de 2013

Chemtrails en el Parlamento europeo y lucha contra los cielos tóxicos en España

Poco a poco van calando las denuncias. Hay que tener paciencia, perseverancia y seguir machacando el clavo. Cuando alcancemos una mayoría de gente que sepa lo que está realmente pasando... algo pasará, vamos, es de suponer...



En este video podemos escuchar cómo Josefina Fraile exige ya a los europarlamentarios que pongan límites al secretismo de los programas militares de geoingeniería.

Tal vez no conoce esta activista española el origen nazi de la UE que ya he denunciado en este blog. Cuando lo conoces, es hasta lógico que nos estén fumigando, pues son las grandes empresas químicas del veneno para humanos (Bayer, antes IG Farben en las dos Guerras mundiales y Monsanto, antes Agente Naranja en Vietnam) las que mueven los hilos de la Unión Europea, ponen y quitan presidentes. Recordemos que el síndrome tóxico NO fue el aceite de la colza, sino un veneno de Bayer, los organofosforados, arma discreta de una guerra química para obligar a España a entrar en la OTAN, y  lo lograron...

Un conocido mío , empleado de Bayer, apareció medio enterrado en su jardín de Majadahonda por haber descubierto y contado que no era la colza sino los tomates envenenados por Bayer.

En este otro vídeo se muestra algo de lo que se está haciendo en España en relación a los chemtrails...

Tenemos ya varias asociaciones contra los Cielos Tóxicos en toda España, poco a poco nos irán oyendo cada vez más, pero la clave está más en la población que en las élites corruptas que sólo quieren forrarse, mientras ellos y sus hijos respiran aire y absorben los mismos tóxicos que cualquier hijo de vecino. Así son de cenutrios estos vendepatrias que se agarran a la poltrona hasta la nausea y el absurdo, mientras destruyen su madre patria, su madre Naturaleza.

Que somos gilipollas, los somos

pero

¿Somos humanos los humanos?