domingo, 13 de septiembre de 2015

DESCONOCIDOS HOLOCAUSTOS y otros HOLOCUENTOS : la dificultad de aprehender la REALIDAD

Actualización 8 de marzo de 2016.

Bibliografía básica sobre el Holocuento.
los pioneros del tema:

LA FABULA DEL HOLOCAUSTO por ARTHUR R. BUTZ

Did Six Million Really Die?  by Richard E. Harwood

Le Mystère de Chambres à Gaz por François Duprat

LA MENTIRA DE AUSCHWITZ por Thies Christophersen 

El grupo sionista que ha perpetrado  la persecución criminal de los que discrepan de la versión oficial fueron declarados "grupo terrorista" por el FBI. Ver: The Zionist Terror Network

Y cómo no,  Robert Faurisson  su web oficial




Seis millones no es por un dato real, sino por que se trata del número 6






Actualización 7 de marzo de 2016.
El fraude del Diario de Ana Frank, cuyo manuscrito original  su padre jamás permitió estudiar, está escrito con bolígrafo y con una caligrafía de adulto...



Elie Wiesel, otro impostor.
Más mentiras van saliendo a la luz: Elie Wiesel nunca estuvo en Auschwitz. No tiene tatuaje. Pero no sólo mintió, sino que usurpó la identidad de un verdadero prisionero llamado Lazar Wiesel, además de robarle el libro que esté escribió, cambiando el titulo a "La noche", del que vendió 25 millones de ejemplares y por el que le dieron el Premio Nobel de la Paz.
Elie Wiesel sí puede mentir y usurpar identidad sin que le pase nada, al contrario. La oficialidad trata de esconder este fraude. Pero el superviviente que denunció la impostura, Grüner, a ese lo amenazaron de muerte.




Actualización del 26 de octubre 2015.
La historiadora alemana Ursula Haverbeck acaba de hacer pública esta comunicación. Recuerdo que en marzo pasado, negó el Holocausto en una entrevista en la TV alemana. Dos meses después, su apartamente fue violentamente registrado por la policía, y esta profesora anciana corre el riesgo de ser encarcelada a sus 85 años. Cuando perdemos el miedo, nos volvemos poderosos.


El adoctrinamiento de los jóvenes israelíes es la piedra angular de un Estado construido desde sus inicios sobre la mentira.




En el siguiente documental, el joven judío David Cole, realizó en 1992 una investigación en el campo de Auschwitz que pone en evidencia la confabulación tanto de soviéticos, de polacos y de alemanes para crear una versión oficial que pierde agua por todas partes, principalmente  visible en la cuestión de la cámara de gas, "reconstruida" por los soviéticos en lo que había sido el refugio anti aéreo de los jefes del campo de Auschwitz. David Cole tuvo que esconderse durante tres años tras ser amenazado, él y su familia, de muerte por la asociación judía  Antidifamation League. Salió por fin de su escondite en marzo de 2013.

 

En este otro video se describe una tras otra las incoherencias de la versión oficial del Holocasuto judío:


este otro documentales muy interesante también.



Adam Cohen es consciente de que, aún siendo judío, cuestionar la versión oficial puede traerle graves problemas, por tanto, vive  alejado del mundanal ruido, dedicado a la lectura, la reflexión, la meditación y la observación de la Naturaleza y de los seres que la habitan.   Como algunos de sus correligionarios más conscientes, es sabedor de las  manipulaciones que ejerce el poder en torno a la acusación de ANTISEMITISMO,  etiqueta que, bajo el pretexto de corrección política, permite perseguir y acallar las voces críticas con el Establishment sionista que dirige el mundo, a la vez que permite cubrir la verdad con un denso velo de confusión que nos vuelve ciegos e incapaces de ver la realidad en su compleja diversidad. Doy paso a sus reflexiones.

Por Adam Cohen

Educados en el paradigma de los opuestos enfrentados, y no de los opuestos complementarios, nos es difícil encontrar la ecuanimidad necesaria al conocimiento profundo de las cosas. Impera el enfrentamiento polar no integrado.

Por ejemplo, nos es difícil aceptar que alguien pueda criticar a los partidos de izquierda siendo de izquierda, o que ser rico y tener propiedades no nos hace, obligatoriamente, persona de derecha. Existen obreros pobres sumamente conservadores y terratenientes solidarios y generosos, pero prevalecen los estereotipos: la gente bien vestida y elegante es de derecha y los zaparrastrosos son de izquierda, por tanto en las compañas electorales unos candidatos abandonan sus puros Cohíba y sus yates para enfundar una chaqueta de pana y otros dejan sus habituales vaqueros desgastados para lucir traje oscuro, camisa azul pálido y corbata roja. Todos buscan tranquilizar y complacer  la estrechez mental de sus electores.

La sociedad actual adolece de un enquistado maniqueísmo -de origen judeocristiano, por cierto- en su visión de los fenómenos; una gran simpleza domina los planteamientos políticos, reduciendo a ecuaciones elementales la compleja y multicolor realidad.

Y digo esto por  el descubrimiento reciente (des-cubrimiento porque yacía encubierto bajo la losa académica, es decir lo definido como políticamente correcto por el Establishment dominado por la elite sionista)  de otra versión histórica de la Segunda Guerra Mundial en la que el enemigo de los aliados no era Hitler, y el propósito no era luchar contra el ejército del Tercer Reich sino algo profundamente inmoral y vergonzante. Desde que los EEUU entraron en la guerra, gracias al permitido  Pearl Harbour, el propósito fue uno: aniquilar la nación alemana por el medio de una destrucción sistemática de las ciudades y vías de abastecimiento, y un ataque metódico, físico y moral, despiadado, a su pueblo por parte de británicos, soviéticos y estadounidenses.

Sin embargo, la revelación de numerosos documentos históricos, en lugar de permitir entender nuestra equivocación maniquea (nazis malísimos frente a aliados buenísimos) ha hecho que le demos la vuelta a la tortilla y no avancemos un pimiento: ahora renace el filonazismo y se alzan voces que alaban al Führer.

No pretendo en este artículo describir los argumentos de los que niegan las cifras oficiales “Seis millones de judíos…”, sino informar sobre denuncias recientes de historiadores revisionistas, y señalar cómo ambos caen en el extremo opuesto, pasando de la demonización oficial del nazismo a una idealización nostálgica del Tercer Reich. Como si, por decir que Hitler nunca buscó la eliminación de los judíos, de repente ya no fuera responsable de su esclavización, o de la utilización de miles de cobayas humanos para experimentaciones varias.

En otras palabras, parece difícil, si no imposible, aceptar que ambos bandos  fueron igualmente feroces asesinos en masa.

Antes de empezar, es necesario recordar que negar, investigar o, simplemente, minimizar el Holocausto judío está prohibido por ley en, entre otros muchos países,  Alemania, Francia, Bélgica, Canadá, Estados Unidos. Y ahora, también en España gracias a la Ley Mordaza, ley que nos informa sobre el avance del control del lobby sionista sobre la política española.  Cabe preguntarse por qué es la única afirmación de la historia mundial que está protegida por una ley tan severa. La verdad no necesita ser apuntalada por ninguna ley.   

Muchos historiadores, quienes, a riesgo de ser encarcelados, niegan la emblemática cifra, han repetido una y otra vez que, según los archivos de la Cruz Roja, murieron en torno a 250.000 judíos; por otro lado, otros archivos permitirían afirmar que la población total de judíos en Europa nunca alcanzó la cifra de 6 millones. Si contamos los cientos de miles que huyeron, emigraron o sobrevivieron, las cifras no cuadran. 
Me cuesta creer que yo, judío, pueda ser acusado de ser antisemita, y que escribir estas frases me pueda llevar a pasar cuatro años en la cárcel, pero así es. Viva la democracia española y las leyes esquizofrénicas anticonstitucionales que castigan el ejercicio de la libertad de expresión contemplada en la misma Constitución española. Qué asco de parlamento, por Dios.

Declaraciones pasibles de cárcel de una historiadora anciana
El pasado marzo 2015, la historiadora  Ursula Haverbeck (1928)  se atrevió a decir en la televisión nacional alemana,  durante una entrevista que creo imprescindible escuchar, que Hitler y los sionistas compartían el mismo deseo: crear un estado judío, y que  el campo de Auschwitz nunca fue un campo de exterminio sino un campo de trabajo vinculado a una planta de la petroquímica IG FArben, en la que los trabajadores prisioneros eran cuidados y atendidos.



 Según numerosos documentos aparece que no existió plan alguno para exterminar a los judíos. El 3 de junio, unas semanas después de la difusión del programa, su casa y las de dos de sus seguidores  fueron allanadas por la policía que se adueñó sin miramientos de numerosa documentación. Si culmina el proceso incriminatorio, esta anciana de 87 años podría ser condenada a cinco años de cárcel, por tener opiniones divergentes, cuando comenta haber consultado con magistrados de varios tribunales alemanes quienes le dieron la razón  respecto de la ilegalidad fundamental de la ley que condena a los revisionistas.

 La prueba principal que ostenta Haverbeck es la normativa interna de dicho campo, publicada en el 2000 por el Instituto alemán de Historia Contemporánea pero no difundida por los medios, que exige dar suficiente alimento, cuidados médicos, ropa y zapatos a los presos, y también señala el reglamento duros castigos a los vigilantes que incumplan estas normas. Haverbeck también afirma que ningún historiador defensor de la versión oficial ha sido capaz de señalarle con precisión dónde y cómo fueron exterminados aquellos tan sonados 6 millones de judíos, porque el  Zyklon-B fue utilizado como potente desinfectantes para ropa y colchones no sólo en los campos sino en toda Alemania para luchar contra la epidemia de tifus. Según confirman numerosos expertos químicos, era un tratamiento antiparasitario para luchar contra todo tipo de enfermedades.

Cuando el entrevistador le recuerda las imágenes de los campos con los presos moribundos y las pilas de cadáveres, filmados por las tropas aliadas, ella asevera que, además de una gran epidemia de tifus que asoló el país,  los bombardeos sistemáticos de las vías de abastecimiento tanto de los campos como de las ciudades hicieron que no sólo en aquellos recintos sino que en toda Alemania murieran cientos de miles y hasta millones de alemanes, quienes, fuera de los campos, estaban igualmente demacrados, débiles, enfermos y famélicos.

Aclarado el dato que no existió proyecto de eliminación de los judíos sino utilización como masa obrera, Haverbeck es, sin embargo, incapaz de reconocer que los presos en los campos eran trabajadores esclavos, se olvida mencionar que  el proyecto social del gobierno nazi era limpiar la nación de la escoria, esterilizando o incluso eliminando a minusválidos, enfermos mentales o prostitutas, mientras el proyecto de mejora del ser humano por ingeniería genética pasaba por la más cruel experimentación sobre cobayas humanos, una experimentación que continuó en EEUU cuando la CIA trasladó los expertos genetistas y expertos en manipulación mental a universidades y laboratorios estadounidenses (ver Proyecto Paperclip). Pienso yo que su mensaje revisionista ganaría en credibilidad si fuera capaz de describir, a la vez, la enorme sombra del proyecto nazi.



Según Hellstorm, el Holocausto lo sufrió el pueblo alemán


La reciente difusión del sobrecogedor documental Hellstorm (2015), basado en el ensayo homónimo (2014) del autor estadounidense Thomas Goodrich (1947), describe, con abundantes e inéditas imágenes históricas, el verdadero proyecto oculto y nunca revelado de los líderes británico, estadounidense y soviético: éste era la destrucción completa de la población civil alemana, de sus ciudades y sus infraestructuras, un auténtico genocidio a través de bombardeos planeados y continuados de las zonas urbanas, violaciones sistemáticas de todas las mujeres de 8 a 80 años, denegación de agua y alimentos a los presos de guerra, y todas las humillaciones imaginables tanto durante la guerra como, sobre todo, en los años de “liberación” que siguieron a la rendición de Alemania. Desgraciadamente, las imágenes finales dejan ver que el autor alberga gran simpatía por Hitler y el nazismo.


HOLODOMOR, un verdadero holocausto de 6 millones de ucranianos

¿Por qué nadie habla jamás del Holodomor de Ucrania? ¿Por qué en las universidades ningún profesor jamás menciona el genocidio de la población ucraniana? ¿Por qué Hollywood, tan reiterativo con el Holocausto judío, jamás se ha interesado por esta tragedia comprobada? Unos 6 millones de ucranianos murieron de hambre en el invierno de 1931 a 1932, al haber sido desposeídos de todas sus reservas de alimentos por las tropas soviéticas de Stalin, con el propósito de poder así repoblar el país con ciudadanos rusos.



 El documental “La verdadera historia soviética” del letón Edvins Snore, describe con abundante documentación histórica cómo la Revolución bolchevique planificó el asesinato de 10 millones de rusos, que al final acabarían siendo 20 millones; relata también cómo ambos líderes alemán y soviético compartían un proyecto muy similar, y cómo Hitler y Goebbels encontraron en Stalin un maestro en la organización de genocidios y campos de concentración.

Que Stalin se sentara junto a las potencias aliadas en Yalta demuestra la complicidad de Churchill y Roosevelt en el holocausto del pueblo alemán así como en el genocidio soviético, de ahí que, en los libros de texto, se hayan ocultado sendos genocidios. De conocerse el Holodomor y holocausto ruso, la población no comprendería cómo los Aliados pactaron con un asesino; y de saberse el holocausto alemán planeado por Roosevelt y Churchill, se desmoronaría toda la versión oficial de la Segunda Guerra Mundial. De ahí la necesidad de perseguir, condenar y amordazar a las voces críticas.

La dificultad de aprehender la Verdad

Inmersos como estamos en un paradigma de opuestos enfrentados, nadie parece molestarse por el maniqueísmo infantiloide de la historia oficial de la Segunda Guerra Mundial: los alemanes fueron los malos malísimos, los aliados, los buenos y salvadores de la democracia europea, y los judíos, las verdaderas y principales víctimas. Y por si no fuera suficiente, el que quiera cambiar una línea a esta burda versión oficial será  expulsado de la Universidad, amarrado a la picota para escarnio público y hasta podrá acabar con sus huesos en la cárcel. Cualquier comentario disidente de la oficialidad será tachado de la mayor infamia: ser antisemita, una acusación absurda, puesto que en esta otra versión de la mortífera guerra nada se ha dicho en contra del pueblo judío.

¿Cui prodest? ¿quién se beneficia de semejante bulo? Los que querían crear el Estado de Israel y para ello necesitaban victimizar a los judíos,  es decir el lobby sionista que domina la banca global, la política internacional, la Unión Europea, el que financia las guerras eternas y también controla los medios de comunicación, las televisiones, Hollywood,  las universidades, las ediciones de libros, de revistas, de libros de texto… y la redacción de la leyes. Aquí comprobamos una vez más que el lobby sionista es  el creador  de la VERDAD ACADÉMICA OFICIAL. Y si no se sostiene, no importa, crean leyes que los diputados lacayos votan para apuntalar lo insostenible. 

Pero lo grave no es sólo que la versión oficial sea maniquea y simplista, es que los que revelan otra realidad caen a su vez en la misma trampa, se instalan en el extremo opuesto pasando de la demonización a la idealización del proyecto del Tercer Reich.

Tanto Haverbeck como Goodrich, aunque velada, no esconden su simpatía hacia el nazismo, como si no fuera posible denunciar la mentira del Holocausto, describir cuánto sufrió el pueblo alemán y recordar al mismo tiempo que el pueblo judío también sufrió enormemente, y que dentro del programa nazi estaba también la eliminación y esterilización de minusválidos, enfermos crónicos o ancianos así como la utilización de cobayas humanos, judíos y no judíos, para todo tipo de experimentación médica, quirúrgica, genética o de uso industrial.

¿Por qué es tan difícil aceptar que los nazis, en su lucha contra el cáncer, ya recomendaban en los años 30 el no fumar y el vegetarianismo?  Esta parte luminosa del nazismo siempre se ha ocultado. Los campos de concentración no eran campos de exterminio, de acuerdo, pero el Dr. Mengele y sus colegas torturaron y mataron con sus experimentos a miles de presos. Ambas cosas deben decirse.

¿Por qué no se dice que nuestro tan aclamado Estado del bienestar nace en la Alemania de Hitler, con ayudas sociales, un sistema amplio de becas de estudios para las clases desfavorecidas y otras agencias estatales de acción social, tan defendidas hoy por Podemos? ¿Tan difícil es aceptar que nada es completamente bueno ni completamente malo?

¿Por qué Churchill es presentado como un irónico regordete cuando mandó fríamente bombardear Dresde, la Florencia alemana, hasta derretirla, asesinando a cientos de miles de personas en una sola noche, cuando Alemania ya había perdido la guerra, y, siendo algo sabido, jamás fue acusado de genocidio?  

Cuando seamos capaces de ver y aceptar la noche, la oscuridad  de cada cosa;

cuando seamos capaces de comprender que la sombra de cada persona, proceso o hecho es parte inseparable de la persona, proceso o hecho,

cuando seamos capaces de integrar nuestra sombra, comprenderla y abrazarla,
sólo entonces lograremos aprehender la Verdad.





Extracto de la Ley Mordaza: 
El lector podrá constatar que la palabra antisemita  es repetida con insistencia en todos los apartados de la reciente LEY MORDAZA, como si no fuera suficiente con decir racista,  llegando al extremo de que un juez podrá ordenar la destrucción de los libros cuyo contenido haya sido considerado antisemita. A todas luces inconstitucional por ir en contra de la libertad de expresión, la Ley Mordaza demuestra que estamos viviendo en una completa dictadura económica, política e ideológica controlada por las mismas élites sionistas que dirigen el mundo.

Artículo 510. (del nuevo Código Penal español)
1. Serán castigados con una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses:
a) Quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad.
b) Quienes produzcan, elaboren, posean con la finalidad de distribuir, faciliten a terceras personas el acceso, distribuyan, difundan o vendan escritos o cualquier otra clase de material o soportes que por su contenido sean idóneos para fomentar, promover, o incitar directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo, o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad.
c) Públicamente nieguen, trivialicen gravemente o enaltezcan los delitos de genocidio, de lesa humanidad o contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armado, o enaltezcan a sus autores, cuando se hubieran cometido contra un grupo o una parte del mismo, o contra una persona determinada por razón de su pertenencia al mismo, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, la situación familiar o la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad, cuando de este modo se promueva o favorezca un clima de violencia, hostilidad, odio o discriminación contra los mismos.
2. Serán castigados con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de seis a doce meses:
a) Quienes lesionen la dignidad de las personas mediante acciones que entrañen humillación, menosprecio o descrédito de alguno de los grupos a que se refiere el apartado anterior, o de una parte de los mismos, o de cualquier persona determinada por razón de su pertenencia a ellos por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad, o produzcan, elaboren, posean con la finalidad de distribuir, faciliten a terceras personas el acceso, distribuyan, difundan o vendan escritos o cualquier otra clase de material o soportes que por su contenido sean idóneos para lesionar la dignidad de las personas por representar una grave humillación, menosprecio o descrédito de alguno de los grupos mencionados, de una parte de ellos, o de cualquier persona determinada por razón de su pertenencia a los mismos.
b) Quienes enaltezcan o justifiquen por cualquier medio de expresión pública o de difusión los delitos que hubieran sido cometidos contra un grupo, una parte del mismo, o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad, o a quienes hayan participado en su ejecución.
Los hechos serán castigados con una pena de uno a cuatro años de prisión y multa de seis a doce meses cuando de ese modo se promueva o favorezca un clima de violencia, hostilidad, odio o discriminación contra los mencionados grupos.
3. Las penas previstas en los apartados anteriores se impondrán en su mitad superior cuando los hechos se hubieran llevado a cabo a través de un medio de comunicación social, por medio de internet o mediante el uso de tecnologías de la información, de modo que, aquel se hiciera accesible a un elevado número de personas.
4. Cuando los hechos, a la vista de sus circunstancias, resulten idóneos para alterar la paz pública o crear un grave sentimiento de inseguridad o temor entre los integrantes del grupo, se impondrá la pena en su mitad superior, que podrá elevarse hasta la superior en grado.
5. En todos los casos, se impondrá además la pena de inhabilitación especial para profesión u oficio educativos, en el ámbito docente, deportivo y de tiempo libre, por un tiempo superior entre tres y diez años al de la duración de la pena de privación de libertad impuesta en su caso en la sentencia, atendiendo proporcionalmente a la gravedad del delito, el número de los cometidos y a las circunstancias que concurran en el delincuente.
6. El juez o tribunal acordará la destrucción, borrado o inutilización de los libros, archivos, documentos, artículos y cualquier clase de soporte objeto del delito a que se refieren los apartados anteriores o por medio de los cuales se hubiera cometido. Cuando el delito se hubiera cometido a través de tecnologías de la información y la comunicación, se acordará la retirada de los contenidos.
En los casos en los que, a través de un portal de acceso a internet o servicio de la sociedad de la información, se difundan exclusiva o preponderantemente los contenidos a que se refiere el apartado anterior, se ordenará el bloqueo del acceso o la interrupción de la prestación del mismo.




13 comentarios:

  1. No sé si estás al tanto, pero cuando lo vi me dije: "Esto es 100% Baselga. Lo tiene que ver"... Y aquí estoy.

    https://www.youtube.com/watch?v=Ab4ITmaxZ0k

    Ya me dirás.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que el modo más eficaz de luchar contra el sionismo no es difundiendo su propaganda de odio entre los pueblos europeos para buscar enfrentamiento y odio para socavar su potencial y resistencia, mediante la desunión, al igual que hace el estado sionista con sus vecinos árabes. Lo digo por...¿has visto el documental del xenófobo letón?. En el se sugiere que Hitler planeó el Holocausto en 1930. Contradice lo expuesto en la primera parte del artículo, ya que habla de una alianza soviético-nazi y no soviético-aliada. Para mi un documentalista que sugiere que Marx es el padre del genocidio moderno, tiene la misma credibilidad que puede tener el pato Donald. El sionismo es un movimiento exclusivamente anglo-sajón, al que a mediados del S.XIX se le unieron las élites económicas judías, mal casa con una identificación soviético-sionista. Yo también deseo una verdadera revisión de la historia lo más fiel posible, pero no por reescribirla "ad hoc".
    Huyo como tu de maximalismos, Hitler por ser, no fue el padre de ningún estado de bienestar, ni del alemán, ya que fue Otto von Bismarck. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Benjamin H, Freedman, Willard hotel 1961

    http://www.taringa.net/comunidades/curihistoria/5404001/Benjamin-H-Freedman.html

    ResponderEliminar
  4. Este artlículo ha estado descolgado unos días para incluir más información, y podrá estarlo de nuevo en cuanto encuentre más datos. Perdonen las molestias.

    ResponderEliminar
  5. Benjamin Freedman dice que esta gente no son judíos, si no que son descendientes de los khazaros, en los videos que dejo a continuación, vienen a decir, que no son descendientes de Sem, así que tampoco son semitas.

    The Signs - El sionismo desenmascarado

    1
    https://www.youtube.com/watch?v=MlGXDUOTuqI

    2
    https://www.youtube.com/watch?v=cUMV5QHulfc

    3
    https://www.youtube.com/watch?v=tX-BY9z0uAg

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Como no pasó nada el 25 de septiembre, eliminaste el artículo que pregonizaba "SACA el dinero del BANCO YA. Que nos la van a montar GORDA el 25 de septiembre de 2015". Si hubiese pasado algo te hubieses colgado las medallas y los laureles de los "despiertos", pero como no pasó nada, lo eliminas, y aquí no pasó ná. ¿Acaso pretendes ocultar el papelón? ¿Te da vergüenza ver cómo todo tu alarmismo era puro humo? Que todas esas coincidencias sólo perceptibles para los "despiertos", no concluyeron en nada. La única dignidad que te quedaba era mantener el artículo. Pero no, Ni eso.

    Mal, Pilar. Muy mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mal muy mal, además de no firmar tu comentario, te permites juzgar la desaparición del post desde tu única visión.

      Estuve investigando y ya está subido.

      Eliminar
  7. Hola,
    vaya, Pilar, que feo, has borrado las entradas sobre el apocalipsis del 25 de septiembre... ¿Por qué?
    Creo que me acabas de perder como seguidor de tu blog...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que está feo es creer que tu explicación de la desaparición del post es la única y correcta.

      Estaba investigando, ya está subido.

      Eliminar
  8. curiosa la mentalidad del borregomatrix....
    acepta que le pueden llevar al matadero sin más...y si no le llevan se molesta y tó..
    a ese anónimo que quiere quitar el post....
    ¿no "te se ha ocurrío jomío" que al igual que existen fuerzas malignas ...existen otras benignas que al nuevo orden satanista mundial el avance están IMPIDIENDO?
    Gracias Pilar por tu labor ...

    ResponderEliminar
  9. Claro que todos callan sumisos en la Onu con un rey del cinismo sea Obama o sea
    quien sea .Ocurre lo mismo aqui con lo publicado por tecnico preocupado
    puestos en los temas de "Despertar coniencia" tambien callan sumisos No hay que mirar solo a los Usa para verlo Parece que la mayoria de estos no quiere HABLAR DEL BAR ESPAÑA y si para algo ha servido este tema es
    par ver quien esta detras de sus paginas (posiblemente gente que pague a algunos de estos y ponga en evidencia como funciona el poder, Quien esta con este poder del Señor Satan ) y hasta donde puede extender sus tentaculos. Satan quizas sea incluso buena persona pero sobre todo alguien que se ria de los que parecen una cosa y son otra, de estos guay falsos que enfocan sus noticias a manipular a la gente no contando la realidad como es o a omiltirla , que no exista el verdadero conocimiento del Bien y del Mal , que la gente siga viendo contenidos vacios de prensa tv
    y no conozca que hay politicos jueces abogados en España que callan se humillan ante
    Satan y son capaces de descuartizar seres humanos para tener poder fama dinero
    Satan EL REY DEL CINISMO se esta riendo mientras todos callan yTRAGAN SUMISOS ante las atrocidades del Bar España

    ResponderEliminar
  10. te puedo contar como los nazis entraron en la casa de mi tío abuelo que era alemán y lo tiraron por las escaleras a él y a su hijo (primo de mi madre) porque se negaban a enrolarse en el ejército de hitler.....enrolados a la fuerza(porque si no los mataban allí mismo) acabaron al final de la guerra presos padre e hijo en sendos campos de concentración...

    ResponderEliminar
  11. No creo que deroguen la ley mordaza, nos tranquiliza pensar que otros partidos digan que lo harán y eso ayuda a que no nos quejemos tanto, pero creo que después será impuesta en otros países de Europa. ¿Dar un paso adelante en el plan y rectificar?, no es lo que suelen hacer. El pesoe puede que la suavice un poco pero seguirá. Ojalá me equivoque.

    ResponderEliminar