jueves, 27 de septiembre de 2018

DUCHAMP reconoció públicamente que el URINARIO fue un montaje deliberado de ingeniería social

Versión en vídeo de este artículo:


Al final de mi anterior artículo, comenté  una entrevista que le hicieron a Duchamp en 1964.
Pero creo que es un texto de gran trascendencia del que se pueden sacar importantes conclusiones.
Vamos  a sacarle punta a esas cuatro frases.

Entrevista al diario francés “L’Express”, Duchamp a Otto Hahn el 23 julio de 1964:

“Mi fuente-urinario partía de la idea de hacer un ejercicio sobre la cuestión del gusto: elegir un objeto que tiene la mayor posibilidad de no ser amado. Un urinario, hay muy poca gente que encuentre eso maravilloso. Porque el peligro está en el deleite estético. Pero se puede hacer que la gente se trague cualquier cosa, y es lo que ha ocurrido.” 

1. "MI fuente urinario".

Duchamp empieza con una mentira atribuyéndose la autoría de la "obra más influyente del siglo XX", creyendo que nadie encontraría las cartas a su hermana Suzanne. Estamos en 1964,se sabe amparado y apoyado por todo el aparatchik de los que controlan el discurso sobre el arte, una mafia sin fisuras que no dejará que se conozca la identidad de la verdadera autora, la Baronesa Elsa von Freytag-Loringhoven. La carta donde reconoce que la idea no fue suya está publicada desde 1983 pero  ningún libro del establishment ha corregido la atribución, y 40 años después, se siguen publicando libros y artículos que repiten la mentira.
Mientras tanto, el libro de la joven historiadora canadiense Irene Gammel que demuestra la identidad de la amiga no se ha promovido en absoluto. (GAMMEL IreneBaroness Elsa: Gender, Dada, and Everyday Modernity—A Cultural Biography. Cambridge: MIT Press, 2002.)


Veamos la carta de Duchamp a su hermana:

 “11 de abril 1917
Mi querida Suzanne____
(…)
Una de mis amigas, bajo un seudónimo masculino, Richard Mutt, había enviado un urinario (pissotière en el texto original) de porcelana como escultura. No era en absoluto indecente. Ninguna razón para rechazarla. El comité ha rechazado exponer esa cosa. He dado mi dimisión y he aquí un chisme que tendrá su valor en Nueva York ____
(…)
Affectt

Marcel” 

en Affctt Marcel.The Selected Correspondance of Marcel Duchamp, Francis M. Naumann & Hector Obalk, Thames &Hudson, 2000, p. 47.


Notemos que, desde el principio, el urinario era para él "esa cosa", no dice "pieza" o "escultura", sino esa cosa.

2. "fuente-urinario".
Para Duchamp, el objeto es y  sigue siendo un urinario. El poético título "Fuente" fue creado por Alfred Stieglitz, el que primero fotografió el objeto, un típico eufemismo surrealista para encubrir tras una bella palabra una afrenta al arte y al respeto del público. Pero Duchamp no es surrealista ni poeta, era jugador, jugador de ajedrez. Es un hombre muy inteligente y ambicioso, inmoral, que vendió su alma para ser famoso. Para él esa cosa era y seguía siendo un urinario en 1964. Punto.

3.  " hacer un ejercicio sobre la cuestión del gusto".
En nuestra cultura, un ejercicio es una práctica propuesta por un maestro a un neófito, previo acuerdo mutuo de lo que se está haciendo. Si el urinario es un ejercicio sobre el gusto, el público debería ser informado abiertamente para que nos podamos ejercitar conscientemente y reflexionar sobre lo que está pasando. No puede ser un "ejercicio" si el que se ejercita no sabe lo que está haciendo. En ese caso, la palabra correcta no es "ejercicio" sino "trampa".

En realidad, Duchamp utiliza la palabra "ejercicio" porque no puede decir la verdad: no se trata de un " hacer un ejercicio sobre el gusto" sino de hacer un "experimento con el público".

4.  "la cuestión del gusto"
 En el pasado de la historia de la estética, la cuestión del gusto siempre fue la del buen gusto. Trataba  de cómo se podía llegar a la excelencia. Sin embargo, desde el loco y alcohólico Edward Munch, los pensadores vinculados al lobby jázaro de las galerías y museos están empeñados en llevar la discusión de la estética a la belleza de lo feo, a la anti estética, a la inversión, ensalzando los vómitos ególatras de los creadores financiados por ellos y opacando a los artistas que buscan dulzura, belleza y bondad, a los que tildarán de reaccionarios, retrógrados, anticuados, antimodernos, anti progreso,  anti libertarios, ñoños, cursis, remilgados....

Detrás de la expresión " hacer un ejercicio sobre la cuestión del gusto" debemos leer un experimento para ver cuánto es capaz de tragar el público, como dice él mismo más adelante. 

5. "elegir un objeto que tiene la mayor posibilidad de no ser amado".

Aquí nos queda clara la deliberada intención del experimento: elegir lo repulsivo, lo desagradable, lo no amable. Porque arte, amor y belleza van juntos: el ser humano ama la belleza de forma espontánea, no se trata de cultura o educación sino de nuestra esencia humana que busca la belleza, el amor, luego la paz. Pero, como la Humanidad es también borrega, se puede hacer que la gente "se trague cualquier cosa, y es lo que ha ocurrido.” El experimento tiene como propósito de subvertir el orden natural de las cosas y llevar al público a una experiencia desagradable, es decir, que es un experimento sádico.

6. "Un urinario, hay muy poca gente que encuentre eso maravilloso."

Aquí Duchamp reconoce que la Humanidad, en su inmensa mayoría, no está programada para la fealdad y lo asqueroso, amar la fealdad será, pues, lo propio de una ínfima minoría,  una enfermedad, una desviación de la naturaleza humana. 
Todo apunta a que lo que quiere Duchamp es hacer arte enfermo.

7. "Porque el peligro está en el deleite estético".
Ésta es la mejor frase, donde delata que hay un plan, hay una agenda oculta detrás del pretendido "ejercicio sobre el gusto", revela el verdadero propósito del "experimento" sin trampa ni cartón: hay que evitar a toda cosa el deleite estético porque eso es peligroso.

¿El deleite estético es peligroso?  Esto es una idea absolutamente nueva en nuestra cultura cristiana, jamás nadie en la historia de la estética y del arte ha planteado semejante idea. Esto es una bomba que soltó Duchamp en 1964 y nadie la ha recogido y comentado, ¿no es esto extraño?
Y ¿por qué nadie lo ha comentado? Porque el discurso sobre el arte está monopolizado por esta mafia jázara que no deja que nadie publique o exprese lo que ocurre: el discurso oficial del arte es cainita, es decir, invertido, o satánico y no se publicará ni difundirá nada que lo cuestione. 

Pero ¿para quién es peligroso el deleite estético? ¿Para el público? No parece Duchamp muy preocupado por lo que es bueno para el público ya que no le avisa de que está siendo sometido a un ejercicio, o experimento. Su desprecio al público queda patente en la frase siguiente cuando dice que es fácil hacerle tragar a la gente cualquier cosa. Queda claro que Duchamp no está preocupado por algún peligro que pudiera correr el público.
Entonces, si no se trata de que el deleite estético es peligroso para el público, ¿para quién es peligroso?

No será que la peligrosidad del deleite estético está en que la belleza del arte empodera al público? La belleza del arte vuelve, al que lo contempla, fuerte, poderoso, feliz y amoroso. Y eso es lo que hay que evitar a toda costa, y lo vamos a conseguir porque...

7. "se puede hacer que la gente se trague cualquier cosa, y es lo que ha ocurrido.”

Concluye que la gente es fácilmente manipulable, que han hecho un "ejercicio" o juego o experimento o manipulación y que ha funcionado, lo han conseguido, hacer creer a la gente que un urinario es arte y que se puede hacer que la gente borrega se extasíe ante una letrina.

Lo gracioso del caso, es que hoy en día, en el mundo de los museos, galerías y expertos del arte, todos creen y repiten que el urinario es una idea genial que ha liberado el arte de la belleza y del vínculo de l obra con la sociedad. Todos se han tragado cualquier cosa, se creen en posesión de la verdad y se ríen de los que NO han caído en la trampa, se mofan de los que, gracias a nuestra divina humanidad, hemos sobrevivido  al ejercicio, al experimento, al engaño. 

--------------------
He sido condenada por algo que no hice. Haz clic aquí si quieres saber lo que me ha pasado.

Si me quieres ayudar a pagar un multa totalmente injusta que suma 31.200 euros,

te estaré eternamente agradecida.

Mi cuenta de paypal es nomoriridiota@gmail.com

mi número de cuenta bancaria:
BANCO BBK: C/C ES26 2095 0467 70 9105 239479


Para otros medio de pago, escríbeme a nomoriridiota@gmail.com 

Muchas gracias de antemano por vuestra ayuda y cariño.


14 comentarios:

  1. Prueba de que el urinario como obra de arte es una estupidez encumbrada artificialmente es que solo snobs y gente pretendidamente moderna, vanguardista e "inteligente", lo defenderán como algo con valor artístico en algún sentido. Gente sencilla, "de campo", a quienes se les muestre verán única y exclusivamente lo que es, un urinario. Esto demuestra que si bien la belleza se reconoce y aprecia por medio de un instinto libre, natural, la fealdad y la sordidez se alaban por imitación, limitación o aberración, o combinaciones de estas. Lo uno es la antítesis de lo otro, su inversión. El urinario es "arte" cautivo, cautivo por ideas opuestas al arte, por el engaño de la inversión de los valores. Que muchos sin criterio individual ni propio, y solo 'de cara a la galería', aceptan como validos. Internamente se encontraran en contradicción consigo mismos, lo que no en pocos casos conllevara desvarios y trastornos, unos previos a la contradicción y otros provocados por esta. Por ello las artes: música, pintura, escultura, arquitectura, etc., han sido y son objeto de inversión de los valores, de la virtud, enalteciendo la fealdad. Porque tienen el potencial de afectar el alma humana, tanto para bien (su sentido original, el bien) como en estos casos para mal, por el mal.
    Un saludo Pilar

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. ¿La careta de Anonymous es satánica?

    ResponderEliminar
  4. Interesante video, Pilar.
    No sé si has visto este debate sobre el arte moderno de Lágrimas en la Lluvia:

    https://www.youtube.com/watch?v=frhGdzF4XqI&t=5625s

    Aparece un crítico de arte moderno llamado Fernando Castroflores que encaja perfectamente en el esquema que planteas; desprecia y desprestigia a todos los grandes artistas, desde Van Gogh hasta Antonio López.
    No hace falta ser muy suspicaz ver en él un agente ideológico deliberadamente antihumanista.

    ResponderEliminar
  5. Pilar, hiciste un descubrimiento del que todavía no te diste cuenta: ¡Duchamp fue el primer troll de la historia!

    ¡Wuuuuuuuuoooop! ¡Wuuuuuuuuuoooop!

    Hago mío el descubrimiento y a publicar ya un artículo al respecto bajo el título: "Duchamp: el primer Troll de la historia".

    ¡Wuuuuuuuuoooop! ¡Wuuuuuuuuuoooop! ¡Wuuuuuuuuoooop! ¡Wuuuuuuuuuoooop!

    ResponderEliminar
  6. Eso no es nada,

    Hubo un artista que empaquetó su mierda en latas y la vendía, se hizo millonario, creo que ponía "mierda de artista". El mundo está muy degenerado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuidado con las figuras literarias, solo los del dinero

      Eliminar
  7. Pilar, que la idea de Duchamp con el urinario era provocar está hasta en la Wikipedia. No es nada novedoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa es provocar sin segundas intenciones no declaradas y manipulativas, y otra muy distinta, -que es de lo que se trata con esto-, es tener esa intención oculta de crear una tendencia hacia la admiración de lo grotesco, la admiración de lo que no tiene valor artístico como si lo tuviera realmente. Que se considere eso una obra de arte, e icono del siglo XX, es un insulto a la inteligencia y un asalto encubierto a la conciencia. Como bien saben quienes han promovido este "arte" escatológico, y demuestra el hecho de que se siga concibiendo por mucha gente como una provocación sin más (y arte), que sin embargo tiene muchas más implicaciones negativas no comprendidas por la mayoria. El arte, y aquello que no lo es realmente pero se hace pasar por ello, tiene la capacidad de modular la psique, nombre dado por los griegos al alma humana, tanto para bien como para mal. Este es un ejemplo, y tendencia todavía hoy vigente, de cómo se puede manipular negativamente el inconsciente individual a través del colectivo.
      Por lo tanto no es una provocación sin más, es una perversa manipulación de los valores, de lo "aceptable", para rebajar y degradar la sociedad. Aunque parezca exagerado no hay más que ver como ha calado y las repercusiones que sigue teniendo la aceptación de esta inversión, de lo malo convertido en deseable y elogiable, de lo malicioso y retorcido visto como algo positivo.

      Eliminar
  8. En efecto. El problema no está en el que empaquetó la mierda, el problema está en el que la compró. Y si además lo hizo en nombre de algún museo pagado con fondos públicos (lo que sería aún más grave).

    Si hubiera pasado por un simple loco no habría problema alguno. Y como tú bien dices el mundo estaría sano.

    ResponderEliminar
  9. Y en el mundo de la cocina creo que pasa igual, esos platos de "diseño" carisimos del tamaño de un canapé que se nos dice es lo mejor del mundo, yo no me lo creo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Pilar,

    Uno nuevo que recae por aquí.
    He visto varios vídeos tuyos y en general me gusta lo que dices.

    El tema del post me resulta muy sugerente: la demoníaca conspiración para imponer el arte basura. Tu hallazgo resulta fascinante, porque sin duda la degeneración del arte es un hecho.

    Sigue así por favor. Saludos.

    Mauri

    ResponderEliminar
  11. Proximo Viernes 5 de Octubre 2018 a las 20,30 estreno en Madrid en
    cinetca Matadero M Legazpi
    Documental RETURN seguido de coloquio con su director Javier Rios intervienen varios participantes entre otras Pilar Baselga

    ResponderEliminar