sábado, 2 de septiembre de 2017

¿Qué es la LIBERTAD?

El problema de la libertad sólo es tema de preocupación para un esclavo.  ¿Quién aspira a ser libre? El que siente que no lo es.
Sólo el esclavo aspira a ser libre. La Humanidad es una raza esclava. Creo que es algo ya evidente. Esta condición de esclavitud originaria, congénita, casi diría yo, de la Humanidad es lo que explica que haya tanta apatía, que no reaccionemos, que nos quedemos en casa viendo la televisión mientras pasa todo lo que pasa.

Ahora, se trata de comprender que lo que realmente nos esclaviza no está afuera, sino que son nuestras mochilas como comenté  en este otro artículo.

Rothschild no se plantea en ningún momento si es libre o no lo es.
Sin embargo, no es verdaderamente libre. Pues estar constantemente preocupado por controlar demuestra que, en el fondo, tiene miedo de perder el control. Y el que tiene miedo, es presa del miedo. Luego no es libre.

Resultado de imagen de libertad igualdad fraternidad

No es casualidad si la Masonería introdujo el concepto de libertad en su famoso y engañoso lema de Libertad, Igualdad y Fraternidad, pues los masones jamás se han preocupado por la verdadera libertad, como tampoco les preocupan la verdadera igualdad, y aún menos la verdadera fraternidad. 

1. Una organización piramidal fuertemente jerarquizada en la que cada miembro desconoce lo que acontece en los niveles superiores, es lo contrario de igualitaria. Por eso, que la Masonería hable de igualdad es prueba de su soberbio cinismo, de su gusto por el engaño y la inversión.

2. Para un masón, la fraternidad es simplemente la lealtad a sus hermanos masones .·. a los que jura defender y proteger aunque sean criminales confesos. La fraternidad de la que hablan en sus ceremonias y textos es la suya, no la fraternidad que nos une a toda la Humanidad, tal y como se conoce en los valores cristianos.

3. En cuanto a la libertad de los masones, es la libertad de los cainitas para los cuales el lema era: a mayor transgresión, mayor libertad. La mayoría de la sociedad ha integrado esta idea invertida cainita como libertad. Pero esta es una falsa libertad. La transgresión no tiene nada que ver con la libertad. Sólo el niño pequeño o el adulto inmaduro disfruta o se cree libre cuando desobedece. Sólo el adolescente se crece cuando se opone a la autoridad. La transgresión es una agresión, un desafío infantil a los valores morales de la sociedad en la que uno vive. Es un enfrentamiento contra los que nos rodean, y, en última instancia, contra uno mismo.


REFLEXIONEMOS

Hay dos libertades. La libertad política y la libertad personal. La libertad afuera y la libertad adentro.

Tenemos por un lado la libertad política, que sólo puede existir si la libertad es colectiva, como dice Trevijano. Una persona, individualmente, no puede conseguir la libertad política colectiva.
Esta libertad se alcanza con un trabajo y un esfuerzo colectivos.

Pero hay otra libertad por encima de la libertad política colectiva que es la libertad personal, la libertad interior. Y ésta es la más difícil de alcanzar, la que nos debe preocupar en cada momento de nuestra vida.

¿Es cierto que hacer lo que me da la gana es ser libre
Pero ¿qué es "hacer lo que me da la gana"?

Lo que me da la gana suele ser una apetencia, un capricho y, muy a menudo, es una adicción, una manía que disfrazamos de costumbre o gusto.
Resultado de imagen de publicidad libérate
Propuesta de tatuaje.
¿El tatuaje es libertad?
El tatuaje es tóxico.
Imagen relacionada
Típica publicidad que vende liberación
cuando lo que estás comprando es el sometimiento a la moda.
En este caso, a la moda del tatuaje,
preparación mental para la aceptación del microchip.
Imagen relacionada
Infecciones por tatuajes.
Si ser libre es hacer lo que me apetece, y lo que me apetece es no hacer nada y dormir todo el día o drogarme o emborracharme o jugar a la ruleta o comprar cosas innecesarias o seducir a toda costa...  no es que "me apetezca" sino que lo hago porque no puedo dejar de hacerlo, porque cedo al deseo, es decir porque soy adicto. 


No hace falta ser un yonqui o caerse borracho por los rincones para ser adicto. Todos somos adictos a muchas cosas: al café, al pan, a los dulces, al chocolate, al tabaco, al canabis, al ruido, al trabajo, a mi pareja, al gimnasio, a la moda, a la pereza, a la cirugía estética...

La adicción es no poder dejar de hacer una cosa que me perjudica. La adicción al tabaco es, tal vez, la más conocida. Uno puede disfrutar tomando un café. Ser adicto es no poder no tomar café porque si no me lo tomo, no me siento bien. 

Muchas personas son adictas al ruido y no pueden estar en silencio. O hablan, o ponen la radio o la televisión. Incluso se la ponen como "ruido de fondo" porque no la  escuchan. Si hay alguien que se pregunta si el ruido es algo perjudicial, le diré que por supuesto. Porque sólo en el silencio podemos ponernos a la escucha de nosotros mismos para encontrarnos, para saber qué hemos venido a hacer a este mundo. Pero nuestra sociedad asocia la intimidad con uno mismo y el silencio, con la tristeza y el aburrimiento. De la misma manera que ya casi todo el mundo ha integrado que el ruido es diversión. Y cuánto más ruido, más diversión. Y lo es, pero no en el sentido de alegría sino en el que te distrae de lo importante.

Uno puede gustar de estar con su pareja. Ser adicto es sentirse  mal o que "me falta algo" si no estoy con esa persona. Muchas personas creen que ese es el síntoma del "gran amor", de que has encontrado a tu "media naranja". Pero no, sólo es síntoma de ser dependientes,  cuando lo que debemos es ser dos naranjas enteras. 

La mayoría de las adicciones están normalizadas en nuestra sociedad de adictos porque la mayoría de las industrias viven de nuestras adicciones. 

Y la adicción es lo contrario de la libertad. Todos somos víctimas de nuestras apetencias o adicciones. Luego, si elijo la adicción, pierdo mi libertad.

Imagen relacionada
Mujeres liberadas que "hacen lo que quieren".
Si, como me creo libre, voy con ropa muy ajustada, enseñando  mi cuerpo para provocar deseo en los demás, estoy apegad@ a la mirada ajena y a la aprobación. Y el apego no es precisamente expresión de libertad, puesto que mi felicidad depende de que los demás me miren, me admiren, me quieran, me aplaudan o me valoren.
Mujer liberada que hace lo que le da la gana.

Mi libertad no termina donde termina la de mi vecino, pues en esa situación mi libertad está en competencia, en rivalidad con la de los demás.

No.
Ser libre es poder elegir. Es decir, poder ejercer nuestro libre albedrío.

Poder elegir entre hacer el Bien o hacer el Mal. 
Esa es la única verdadera libertad. 

La libertad es, pues, un instante, es fugaz, no es un estado. Es el momento en el que puedes ejercer tu libre albedrío. A lo sumo, ese instante, si conseguimos mantenerlo, se convierte en una predisposición. 

Si eliges "libremente" el Mal, pues ahí estás, anclado y aprisionado en ese lugar que te daña a ti y a los demás. Eso es la falsa libertad, la que nos venden los medios de comunicación, la publicidad, la moda. Si elegimos algo que hace daño, es que hemos caído en algún tipo de "pecado", como explicaba en este otro artículo. 


La libertad verdadera no es, pues, un estado que se alcanza y en el que me puedo instalar cómodamente, sino que es un momento en el que tomo una decisión que me lleva al bienestar y a la felicidad. La libertad no es un estado cómodo y placentero, por el contrario, es una constante prueba a la que me enfrento cada vez que hago, pienso o digo algo. Porque incluso nuestros pensamientos pueden ser libres o adictivos.

Si eliges libremente el Bien, alcanzas un momento de felicidad.
Y cuanto más vivas en el Bien, mayor y más duradera será tu felicidad.

En este programa he puesto más ejemplos de cómo caemos en la falsa libertad.



14 comentarios:

  1. Estaba leyendo tu artículo y me venían a la mente las palabras de Santiago (Jacob) hermano del señor. En efecto la libertad está en elegir lo bueno a pesar de las consecuencias. Serías una buena evangelista, un saludo Pilar.

    *[[St 1:22-27/RVG]]* %v 22% Mas sed hacedores de la palabra, y no solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. %v 23% Porque si alguno es oidor de la palabra, y no hacedor, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. %v 24% Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego se olvida cómo era. %v 25% Mas el que mira atentamente en la perfecta ley de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace. %v 26% Si alguno parece ser religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana. %v 27% La religión pura y sin mácula delante de Dios y Padre es ésta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.
    *[[St 2:10-12/RVG]]* %v 10% Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. %v 11% Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también dijo: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley. %v 12% Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. ¿Suscribes lo dicho por el señor Pulgar o estás señalando que el comentario del susodicho se encuentra arriba de tu mensaje?

      Eliminar
    2. Pulgar -más- arriba.

      Eliminar
  3. Iluminador artículo, como siempre. Saludos, Pilar Baselga.

    ResponderEliminar
  4. De todas formas hay algunas cosas que no nos dicen.... falta algo, pienso, estimados amigos.

    ResponderEliminar
  5. https://www.youtube.com/watch?v=KS0Rc45tj60

    ResponderEliminar
  6. NAMASTEEE FAMILIAAA NO HAY MAYOR ESCLAVO QUE EL QUE SE CREE LIBRE SIN SERLO.ALCANZAR LA LIBERTAD REQUIERE COMPROMISO Y ALIJERAR EL PESO DEL LASTRE MATERIAL QUE CARGAN EN LA MOCHILA COMO MUY BIEN DICE PILAR ASI PODRAS VOLAR ALTO COMO JUAN SALVADOR GAVIOTA TEN VALOR Y SE TU SIEMPRE ESCUCHA A TU CORAZON Y LLENA TU CUENTA BANCARIA DE AMIGAS Y AMIGOS VIVENCIAS Y EXPERIENCIAS ESO NO PESA Y TE DA ALAAAAAAS Y LA MAXIMA RIQUEZA ACUMULA AMISTAD ES UN VALIR SIEMPRE AL ALZA Y NO HAY FONDO DE INVERSION QUE TE OFREZCA MAYOR INTERES JAJA LEHAIM

    ResponderEliminar
  7. Esta hermosa canción la define:https://youtu.be/OMkpPl7cZMU

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. He leido varios articulos de este blog, muy interesantes. Y quiero sumar un par de reflexiones: la libertad que tenemos en esta sociedad es nula en todos los aspectos fundamentales, no tenemos la capacidad de decision sobre la deuda, los impuestos, las guerras, las leyes, la medicina, la educación...y a cambio nos han dado la libertad del cuerpo, porque algo tenian que darnos a cambio. Lo podemos cabiar de sexo, tatuarlo, drogarlo...
    En otro articulo dices, Pilar, que cuatro morillos de locutorio no son capaces de organizar semejantes atentados. Estoy de acuerdo contigo y esto me lleva a una reflexión.
    Los atentados del siglo XXI llevan el sello de Islámicos, y por mucho que se desgañiten los musulmanes gritando que condenan los atentados y que esa violencia no tiene nada que ver con su religión,la versión que prevalece es la de los medios de comunicación.
    ¿Estan creándonos un nuevo enemigo público? ¿Estan provocando un enfrentamientio con un colectivo que suma mas de 1.500 millones de individuos en el mundo?
    Es curioso, porque es justo éste colectivo el que no está aceptando con la misma alegria que occidente la "diversidad de género", tampoco han conseguido imponerles el exibicionismo del cuerpo a las mujeres, siguen procreando y tiene fuertes lazos familiares y sociales, tienen una espiritualidad que lleva a millones de personas a ayunar durante un mes al año y curiosamente, es la religión con mayor índice de crecimento en todo el mundo, incluyendo al mundo occidental y no sólo por crecimiento demográfico sino tambien porque muchos occidentales estan encontrando en Islam unas soluciones válidas.
    ¿Será que este colectivo no está siguiendo las pautas de destrucción del ser humano y quieren que los consideremos el enemigo para forzarnos a una caza de "brujas"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues puede ser.
      Desde luego que ellos no siguen la agenda transhumanista.
      Al contrario.ç

      Gracias por la aportación.

      Eliminar
  9. Tiempo al tiempo, como no nos neguemos, el uso del chip implantado en humanos cada vez se extenderá más con el fin de que nos controlen más o que se lo desconecten a un ciudadano dejándole imposibilitado de muchas actividades (acceder a la sanidad "pública", comprar, abrir puertas ect), por no cumplir leyes al estilo, la ley mordaza del PP. Aquí os dejo las noticias al respecto para que no digáis algunos que son conspiraciones propias de magufos:
    http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/empresa-implanta-varios-sus-empleados-chip-control_20170206589844d20cf22c043d183c8c.html
    http://cadenaser.com/ser/2017/08/02/ciencia/1501667725_104434.html
    https://www.youtube.com/watch?v=NBiMk91xauc
    http://www.elmundo.es/f5/comparte/2017/03/09/58c03226e5fdea01398b4595.html
    Os recomiendo mucho esta entrevista echa a AAron Russo, sobre todo a partir del punto 22:45 del video:
    https://www.youtube.com/watch?v=r5YmI5Mb1Y0

    ResponderEliminar
  10. Hola Pilar, dices que mi libertad no termina donde empieza la del vecino y expones que eso significaría que la libertad de uno entonces estaría en competencia con la del vecino. Eso es cierto, sin embargo, cómo podrías dejar al individuo la capaz de decisión sin una ley común que delimite la intromisión en los derechos del vecino? Cómo podrías asegurar que cada persona no se meta en los derechos del otro? Cómo podrías hacer de juez en un conflicto de intereses o en dos diferentes maneras de ver el mundo de un individuo?, Si uno quiere pintar la pared de blanco y otro de negro, quien tiene razón?. Hacer las cosas por amor sería que el que tiene más amor permitiría al otro hacer lo que quisiera dándole así servicio. SIn embargo, cómo evitar de esta forma los abusos de aquellos que no quieren funcionar a través del amor?.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por tu comentario.

    Yo no estoy hablando de legalidad sino de moralidad. La moral personal y social deberían ser suficientes, pero cómo no lo son, hay que legislar.

    Por ejemplo, en una comunidad de vecinos, si uno hace ruido y molesta, no es que su libertad termine donde empieza la de su vecino, es que cualquier cosa que uno hace que molesta a otra persona, está mal. No se trata de libertad sino de respeto. Pero como estamos en la idea de que la libertad es hacer lo que me da la gana, pues llegamos a que el límite de lo que me da la gana es el límite del vecino. Pero el problema está mal planteado de raíz.

    Esta idea de que la libertad está delimitada por la libertad del otro es muy común puesto que estamos en una sociedad de la competencia y rivalidad constantes. Pero si cambiamos el chip, la libertad es poder elegir entre hacer el bien o hacer el mal.

    Yo quiero escuchar música muy alta: soy libre de elegir entre ponerla a tope (mal) o ponerla de manera que no moleste (bien). La libertad no es poder escuchar la música a todo meter, sino PODER ELEGIR el volumen de escucha. Y si elijo el bien, es bueno para mí porque es bueno para los demás.


    Las leyes se dictan precisamente porque las personas cuando viven en sociedad no respetan a los demás. Y desgraciadamente no se legisla en base a la moralidad.

    Como dice Trevijano, las leyes se escriben para regular los conflictos de intereses. Que una cosa sea legal no significa que sea legítima. Por ejemplo, es obligatorio ponerse el cinturón de seguridad, pero eso es un atropello a mi libre albedrío, esa ley me impide elegir lo que quiero hacer con mi vida. Es legal pero no es bueno, justo, respetuoso con el individuo.

    El gran problema es que como los diputados se deben a sus amos, y sus amos son los que financian los partidos, es decir, la banca y las multinacionales, los diputados, que son los que escriben las leyes, por eso se llama cámara legislativa, casi siempre redactan leyes que favorecen los intereses de sus amos y no los intereses del pueblo.

    Si los diputados fueran elegidos por los distritos electorales, representarían más al pueblo y estarían más cerca de los intereses de sus votantes. Pero ese no es el caso en España.
    Aquí se legisla de espaldas al pueblo.


    Ya me dirás si he contestado a tu comentario.

    ResponderEliminar