domingo, 4 de marzo de 2018

La relación entre bien y mal menor.

"La razón última por la cual el bien menor tiene carácter de mal (habet rationem mali) es que el mal se puede hacer de muchas maneras, mientras que el bien sólo se puede hacer de una manera: bien."

por  Alberto Buela 
Filósofo argentino.

Resultado de imagen de alberto buela

En ética, esto es, en la disciplina filosófica que estudia el obrar humano, desde siempre se recomienda: bonum faciendum, malum vitandum,  hacer el bien y evitar el mal como regla primera del obrar. Pero la generalidad de este principio hace que en la mayoría de nuestras acciones diarias no está claramente determinado el bien o el mal. La vida cotidiana no es en blanco y negro sino que está coloreada por muchos grises. El obrar humano es casi siempre sobre lo verosímil, lo plausible, lo contingente, sobre aquello que puede ser o no ser.

De modo tal que aunque tengamos la pretensión de buscar el bien y evitar el mal, muchas veces no estamos en condiciones de decidir qué y cuál es uno u el otro. Y acá entonces hace su entrada el viejo adagio: el mal menor tiene razón de bien y el bien menor tiene razón de mal.

Es decir, que cuando uno en su acción evita un mal mayor realiza una acción buena, pero cuando su actuar realiza un bien menor del esperado su acción es mala.
Esto se ve de forma clara en una virtud; la de la tolerancia, que consiste en practicarla para evitar un mal mayor y no en practicarla por el hecho de ser tolerantes, como pretendió Voltaire y, después de él todo el universo liberal. Y en un vicio; el de la indiferencia, según el cual actuamos sin intentar un bien mayor. Por ejemplo cuando se trabaja a destajo o de brazos caídos
Todos los dilemas éticos: desde el antiquísimo de Escilia y Caribdis que se le plantea a Ulises; pasando por la tabla de Carneades, hasta el contemporáneo, del tranvía de Philippa Foot, son en realidad falsos dilemas pues nunca los males (ni los bienes) son equiparables y menos aún iguales. Existe en ellos una jerarquía que el spoudaios, el hombre íntegro y sapiente percibe.

Un ejemplo de mal menor es el juicio de Salomón donde la madre auténtica renuncia a su maternidad para evitar que su hijo sea partido en dos. Un ejemplo de bien menor, es el del mal administrador del Evangelio, que pudiendo multiplicar los dos denarios los entierra.

En este sentido es interesante recordar al filósofo español Leonardo Polo, quien al final de sus Lecciones de ética afirma: “el hombre no solo puede querer algo sino que puede quererlo mejor. No solo puede ser libre sino que puede ser más libre…la virtud es la capacidad de aumentar la capacidad de gozar…el hombre tiene que mejorar más y más su relación con el fin último… tengo que ser más en mi constitución para dar más gloria al último fin”.

La razón última por la cual el bien menor tiene carácter de mal (habet rationem mali) es que el mal se puede hacer de muchas maneras, mientras que el bien solo se puede hacer de una manera: bien. Por ejemplo cuando uno hace un asado puede sacarlo crudo, quemado, sancochado, demasiado cocido, arrebatado, pero bien solo lo saca cuando lo asa bien. Cuando todas sus partes están perfectas y armónicas.

Esto viene a explicar la relación entre el mal y el bien en el mundo, desde el punto de vista filosófico, stricto sensu, pues son muchos y de muchas maneras los que obran el mal y lo defienden con mil y un argumentos, mientras que el bien y sus defensores cuentan siempre con el mismo y único argumento: el de la verdad. Esto es, el de la realidad de la cosa o asunto.

Hoy lo normal es hacer las cosas más o menos, lo chapucero en orden a los oficios es lo más común, y sino que lo digan las amas de casa cuando llaman a un plomero, un electricista, un pintor o un albañil. Esto no es de ahora sino que viene de lejos, ya Sarmiento, nuestro prócer, afirmaba que las cosas hay que hacerlas, mal o bien pero hacerlas. No, las cosas hay que hacerlas bien, pues de lo contrario estamos actuando mal.

Es que el obrar bien no solo perfecciona al agente sino que también perfecciona el fin buscado. Y es así como se construye la belleza del mundo, por eso los griegos lo llamaban cosmos=bello, ello todavía resuena en nosotros a través el término cosmética, el arte del embellecimiento.

Cuando hacemos u obramos lo menos bueno, no sólo vamos en contra de nosotros, sino también en contra de la belleza del mundo. Esto es, en contra de una vida mejor en donde la complejidad se va reduciendo y no aumentando. La reducción de la complejidad es una de las consecuencias, en la vida práctica cotidiana, del actuar y del obrar bien, en tanto que el mal menor no produce ningún acrecentamiento de bien, sino que sólo impide el crecimiento del mal.

De esta reducción de la complejidad, tan necesaria para la vida buena, hace nacer Nicklas Luhmann, la confianza social. Virtud por la cual la vida comunitaria se hace más placentera, se simplifica. La confianza social, la fe en el otro como vecino, no como ciudadano, nos integra lentamente a la comunidad de pertenencia y a sus intereses propios.


www.disenso.info




9 comentarios:

  1. https://mundo.sputniknews.com/religion/201802281076648409-vaticano-curso-exorcismo-razones-demanda/

    ResponderEliminar
  2. Supererogación. ¿Es posible la santidad? ¿el ser humano es capaz de hacer algo moralmente virtuoso más allá de lo que sería el cumplimiento de su deber desde un punto de vista moral? ¿es el ser humano esencialmente hipócrita

    ResponderEliminar
  3. Esto es ante todo un gran regalo que nos haces para la vida Pilar,yo diría que este artículo parece por completo un brillante tratado didáctico de ocultista, y si no es eso al menos me pareció percibir que contiene principios muy parecidos a esa disciplina aunque hablo desde la ignorancia total,bueno un salido y abrazos

    ResponderEliminar
  4. Como en el ajedrez hay varias jugadas buenas pero interesa hacer la mejor. El que juega mal es que no sabe jugar; el mal como incompetencia.

    ResponderEliminar
  5. http://rafapal.com/2018/03/09/escandalo-de-pornografia-infantil-en-san-sebastian-jueces-banqueros-y-politicos-implicados/

    ResponderEliminar
  6. http://latribunadecartagena.com/index.html

    ResponderEliminar
  7. Parece existir una banalizacion del mal que es el mal per se y podemos imaginarnos quien está detrás...

    ResponderEliminar
  8. Buen extracto, Pilar.
    Quiero expresar algunos matices que me inspira ese texto.
    El bien y el mal estan siempre presentes, tanto si el sujeto es capaz de percibirlo como si no.
    Alguien que pisa inadvertidamente a una hormiga, adquiere el correspondiente karma por ello.
    La estrategia del mal consiste en trocear mucho sus manipulaciones, asi reducen y distribuyen el karma. Todos dicen no saber nada y no ser responsables, pero todos estan en la cadena del mal. El mal es una serpiente que quiere engullir a la humanidad entera, para hacerla bailar a su son y manera.
    La virtud es la capacidad de aumentar la calidad del gozo. Pero ojo, el gozo entendido como comunion trascendental con lo absoluto. El placer hoy en dia se entiende de un modo mucho mas pobre y superficial. Por eso puntualizo eso.
    Por cierto: Un asado bien hecho, sigue siendo un bien menor, comparado con ser vegetariano.
    Cuando dice que el bien reduce la complejidad, queda confuso.
    El bien resulta de una conciencia clara y santa, en contacto con la verdad total. Entonces se vive en equilibrio y armonia con la vida. La vida siempre tiene la misma complejidad a todas las escalas y niveles. Es un fractal. Cuando el ser encaja, crece en dicha. Cuando el ser se aliena, convierte su existencia en un infierno.
    La sociedad es un espejo de su cultura y conciencia.
    Un sistema antibiologico y antiespiritual, sea simple o sea complejo, va a suponer una pesadilla aborrecible y lleva a la extincion, en el mejor de los casos.
    Un sistema armonico, puede alcanzar gran complejidad, al igual que nos demuestra la naturaleza en su infinita variedad de ecosistemas.
    La confianza en el projimo es ciertamente imprescindible, pero requiere de alto compromiso para establecerla y mantenerla.
    Para hacer el bien, hay que operar desde y con la verdad.
    Para acceder a la verdad, tiene que haber orden y control.
    Estamos de acuerdo en que ni la partitocracia, ni el liberalcapitalismo ni quieren ni pueden ofrecer eso.
    Ahora explicale tu a la sociedad que debe fundar desde si misma una estructura de verdadera democracia y consenso.
    Pocos valientes pioneros encontraras.
    Y asi seguimos.

    ResponderEliminar
  9. https://www.youtube.com/watch?v=MaUvThQiQDk
    Resistentes saludos

    ResponderEliminar