domingo, 9 de julio de 2017

HOMESCHOOLING: la BUENA EDUCACIÓN es POSIBLE en CASA con tiempo para ABURRIRSE

Han pasado ya varios años desde que se publicó mi conferencia LA AGENDA OCULTA DE LA EDUCACIÓN OBLIGATORIA. Aquí encontrarás el link con la versión con subtítulos y con las imágenes del Power Point.

Gracias a esta conferencia, muchas personas inquietas y creativas se han puesto en contacto conmigo, creando así una hermosa relación de amistad y complicidad en muchos lugares del mundo.

Os comparto aquí un ejemplo sencillo, realizable y muy positivo de verdadera educación, que está resultando ser un método muy satisfactorio para alumnos, docentes y padres. 

I. OTRA EDUCACIÓN ES POSIBLE EN CASA
La experiencia se está llevando a cabo en  Chile.

Viendo que sus hijos no aprendían correctamente y no tenían tiempo para jugar, la mamá de tres niños de 10, 12 y 14 años se puso manos a la obra y en dos habitaciones de su casa decidió organizar una experiencia de escuela en casa.

Contactó con un profesor de ciencias, otro de geografía e historia, una profesora de lengua y literatura, ella misma siendo profesora de matemáticas. Estos serían los cuatro profesores de los mayores (de 11 a 15 años). 
Para los pequeños de 9 y 10 años buscó una maestra que les da clase todas las mañanas.
En total hay una docena larga de alumnos, entre primos y amigos. Y cada día hay más familias interesadas.

Las clases están organizadas de la manera siguiente:

1. Sólo hay clase de lunes a jueves por las mañanas de 9 a 1, con una interrupción en el medio para un recreo. No hay timbre ni campana. El viernes queda libre para estudiar el o los idiomas que cada familia desee.

2. En el grupo de los mayores, cada mañana se estudia una sola asignatura. Todos los mayores están juntos, el profesor decide si alguna cosa debe darse con más profundidad a los de más edad.  Se dedica toda la mañana para estudiar un tema dado, exponerlo, que los alumnos puedan preguntar y conversar, de tal manera que al final de la mañana, los alumnos han podido concentrarse sobre un tema y salen habiéndolo comprendido, integrado y aprendido. 

No se interrumpe cada 50 minutos la clase para cambiar de asignatura, como ocurre con la enseñanza oficial, puesto que eso fue diseñado precisamente para impedir el aprendizaje profundo y verdadero y para crear confusión y desconcentración en los niños. 

Los profesores ponen tareas, pero pocas, para que en las tardes tengan tiempo de jugar, hacer deporte y desarrollar sus aficiones.

Se estudia, pues, una mañana de matemáticas, con tiempo para hacer ejercicios y comprender bien lo que se haya dado. Otra de geografía e historia. Otra de lengua y literatura. Y otra de ciencias. El profesor de ciencias viene con sus probetas para hacer experimentos de química, y con su media docena de microscopios que trae en su propio coche.

3. Los niños pequeños están con su maestra que les inicia en todas las cosas, además de tener refuerzo con la profesora de matemáticas que les va preparando a ordenar sus cuadernos y a hacer ejercicios. 

4. Una vez al mes, la clase de ciencias es para todos los niños. Los más pequeños de 9 o 10 años asisten y participan en una clase de ciencias "de mayores" provocando el entusiasmo de muchos de ellos. (Recuerdo que cuando yo asistí, una niña del grupo de los peques le decía a su abuelo que la llevaba a clase: "date prisa, que hoy hay clase de ciencias y no quiero llegar tarde!").

5. Los profesores son profesionales,jubilados o a punto de jubilarse,es decir, que tienen la experiencia de que la educación debería de ser diferente de lo que es ahora.  Cobran sus honorarios. Esta educación de super lujo, con profesores particulares resulta costar 200 dólares por niño al mes. La familia que pone las aulas no cobra por ello.

6. Los profesores conocen el programa oficial pero dan mucho más contenido y con mejor método que en las escuelas oficiales. Al final del año, los niños darán el examen final como cuando los papás viajan o el niño ha estado enfermo,por ejemplo, pero con la calidad de la enseñanza, van sobrados de conocimientos. 

7. En todos los niveles se puede hacer la línea del tiempo y la línea del espacio, tal y como lo explico en esta conferencia a partir del minuto 48.



CONCLUSIÓN
Esta es una experiencia factible en muchos lugares. Garantiza que los niños tienen lo que "el sistema exige" pero al mismo tiempo tienen mejor educación y más profundos conocimientos, no viven estresados, no hay competitividad sino cooperación, no hay violencia en el aula ni bullying. No hay adoctrinamiento sobre la identidad de género y todas esas porquerías que se están dando en las aulas del mundo entero.

Y, sobre todo,  tienen tiempo para desarrollarse personalmente.



II. TENER TIEMPO PARA ABURRIRSE
Imagen relacionada
Aburrirse es el mayor tesoro para un niño.
Porque es cuando nos aburrimos que iniciamos el proceso para descubrir quiénes somos , qué es lo que nos gusta hacer y para qué hemos venido a este mundo.La falta de conciencia y de firmeza de los padres impide que el niño llegue a ese punto de silencio y de intimidad con él mismo, que es el único y verdadero camino hacia su verdadera felicidad: saber qué quiere hacer con su vida.


Vivimos en una sociedad en la que los niños no pueden aburrirse, enseguida se quejan y sus padres, culpabilizados porque saben que no dedican el tiempo necesario a sus hijos,  no saben qué hacer para que sus hijos no se aburran, creyendo que aburrirse es una desgracia, que los niños deben estar todo el tiempo "entretenidos" o "distraídos". Entonces les enchufan delante de una pantalla, les regalan tablets  y videojuegos, les compran chuches y los llevan al cine para ver películas que los destruyen mientras comen palomitas basura y beben cocas y fantas  tóxicas con aspartamo y colorantes cancerígenos. Así está el panorama. Padres que intoxican física y mentalmente a sus hijos para que los niños no se aburran (y de paso que les dejen en paz). 

Pero ¿qué significa "estar entretenido o distraído" ? Cuando digo : ¡no me distraigas! significa que me estás haciendo perder el tiempo porque me estás apartando de lo importante. Estar distraído es no estar en lo que uno debe estar. Por tanto, cuando entretenemos o distraemos a nuestros hijos, estamos impidiendo que éstos estén donde tienen que estar, les estamos desviando de lo correcto.

Así, el estado denominado "aburrimiento" es simplemente el principio de la mayor de las aventuras de esta vida: descubrir qué es lo que me gusta hacer, qué es lo que de verdad me entusiasma, siendo el entusiasmo un en - Theos- mismo, es decir un sentir Dios vibrar en ti mismo.

Cuando un niño se aburre empieza a contemplar lo que le rodea, observa la naturaleza, descubre la lectura o el gusto por la mecánica, o por hacer construcciones con palitos, o se pone a hacer un semillero, o descubre la increíble variedad de insectos, o descubre el ajedrez, el deporte, la escalada, la cocina, los juegos de magia, la costura, el tejido, los bordados, la arcilla... Si está delante de una pantalla, ni siquiera puede empezar a pensar, porque la emisión de esas ondas atonta la mente.

La infancia hoy está siempre ocupada en la escuela, después agotada por las tareas, rematando con los videojuegos para "relajarse". Con esto conseguimos un niño que no tiene silencio mental, no tiene intimidad consigo mismo, no tiene la tranquilidad indispensable para ponerse a la escucha de sí mismo. El resultado es  un niño descentrado, que no sabe lo que le gusta ni lo que le hace feliz, y que saldrá del colegio sin saber qué es lo que quiere hacer con su vida. Ahí vendrán las adicciones y las drogas, las depresiones, la frustración, la rabia  y la violencia.


Por tanto:

Padres y madres del mundo
haced lo posible porque vuestros hijos se aburran mucho
mientras ponéis a su disposición
libros, pinturas, cartones, flautas, guitarras, pianos,armónicas,  tijeras, telas, hilos, lanas, cuerdas, corchos, palos, tierra, arcilla,  herramientas...y naturaleza, claro.
Es el mejor regalo que les podéis hacer.
Eso sí, habrá que ser firmes y no flaquear ante los chantajes emocionales.
De los niños pero también de la pareja consentidora, o de los abuelos  que querrán ganarse a los niños
"entreteniéndolos".
No lo permitáis.
Fuerza que, de verdad, ¡FUNCIONA!




.



5 comentarios:

  1. La educación en casa que aquí se propone es la única que el estado permite: Elitista y adaptada al programa estatal.

    Sobre el aburrimiento, totalmente de acuerdo y puesto en práctica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me parece que 200 euros al mes por niño sea algo elitista.Muchas familias pagan entre 300 y hasta 800 euros por niño al mes, sin contar con los que pagan 1000 euros por niño.

      Si se trata del elitismo en cuanto que la masa no puede elaborar este programa es su casa, es cierto que hace falta que los padres tengan criterio para poder organizar algo así.

      Pero nadie pretende con este ejemplo dar una solución universal al enorme problema social que es la educación.

      Es simplemente un ejemplo.

      Esta educación no está "adaptada al programa estatal" sino que esquiva la marginalidad que podría provocar para los niños en un futuro.

      Los profesores tienen total libertad de cátedra. Tan sólo siguen de lejos el programa oficial.

      Pero no busco convencer sino proponer alternativas.

      Puedes proponer la tuya si quieres.

      Eliminar
    2. Hace años, cuando nació mi enana pensé que algo así sería mejor que un cuartel infantil de los habituales, pero meditando sobre esto, llegué a la conclusión (personal) de que al final sería igual, solo que la responsabilidad va a ser más tuya, pero al final para, primero que servicios sociales no te quite la custodia y después para que tenga validez oficial con la que poder aspirar a un puesto con el que competir con los otros esclavos por un trozo de pan, tienes que enseñar lo mismo que enseña la escuela oficial.
      Pasa igual en las escuelas libres, al final hacen un examen de capacitación, para que el estado les reconozca los estudios, así que el programa la cumples, si o si.

      Para mi, (siempre para mi), la mejor (la única educación) es la tradicional, aprendiendo mientras se ayuda a los padres y familiares y en su momento apoyado por los maestros (cualquiera que sepa de la materia a enseñar en cuestión), que sea necesario.
      Pero las materias que uno estima convenientes para desarrollarse como persona, no como trabajador especializado para ganar lo más posible el día de mañana.

      Recomiendo la lectura de la obra de Pedro García Olivo, orientada hacia la anti pedagogía.


      PD: dentro de la oficialidad, al menos he encontrado una escuela pública "libre", después de haber apurado hasta el límite la edad obligatoria de escolarización. (6 años)

      Eliminar
    3. En cualquier caso eso no seria dinero si el Estado no nos robara de media entre 8000 y 10000 euros anuales.Fijense lo que se podria hacer si solo nos robara la mitad.Es decir,que se podría educar a tu hijo como tu quisieras.

      Eliminar
    4. Piedra,¿me puedes decir cual es la escuela pública libre que has encontrado?

      Eliminar